Clausuras en Bélgica y Reino Unido

Ford cierra tres plantas en Europa y elimina 5.700 empleos

La automovilística Ford continúa recortando fuerza productiva en Europa. Tras el anuncio del cierre de una planta belga el miércoles, ayer comunicó la clausura de otras dos en Reino Unido. Suponen la eliminación de 5.700 empleos.

Una ciclista pasa delante de la factoría de Ford donde se fabrica la Ford Transit en Southampton, Reino Unido
Una ciclista pasa delante de la factoría de Ford donde se fabrica la Ford Transit en Southampton, Reino Unido

El agujero económico de Ford se está ampliando y la automovilistica tiene prisa por acabar con la sangría en sus resultados. La empresa ha decidido acelerar su proceso de reestructuración en Europa para volver a ser rentable cuanto antes. Esto va a suponer, además del cierre de su planta de Genk, la clausura anunciada ayer de otras dos plantas en Reino Unido, Southampton y Dagenham.

Mientras que la belga empleaba a 4.300 personas, entre las dos inglesas sumaban 1.400 trabajadores. Junto al anterior proceso de despidos, que eliminó otros 500 empleos administrativos, Ford habrá reducido su fuerza de trabajo tras este proceso en 6.200 personas, un 13% del total de su plantilla mundial.

Sin estas instalaciones, Ford fabricará 355.000 vehículos menos, es decir, eliminará un 18% de la capacidad de producción que tiene en Europa, sin contar Rusia. Aun y todo, el plan de reestructuración contempla el lanzamiento de 15 nuevos modelos en cinco años (entre los que se incluyen los nuevos Kuga y Transit Connect fabricados en Almussafes), y el refuerzo de la imagen de marca.

La empresa asumió ayer que va a superar las previsiones de pérdidas que dio en julio de este año. Hace tres meses, iban a perder 1.000 millones de dólares (771 millones de euros). Ayer, estimaron las pérdidas a cierre de año en 1.500 millones de dólares (1.157 millones de euros). Y esperan perder aproximadamente la misma cantidad el año que viene.

Los despidos tendrán un impacto severo en estas cifras. El director financiero de la multinacional, Bob Shanks, afirmó durante una conferencia con analistas y prensa para presentar este plan, que el pago de las indemnizaciones podría "superar claramente" los 100.000 dólares (77.520 euros) por cada empleado. Así, Ford gastará más de 620 millones de dólares (480 millones de euros al cambio actual) en el pago de las indemnizaciones de los 6.200 despidos.

Con estas medidas la empresa tiene previsto generar un ahorro de entre 450 y 500 millones de dólares anuales (entre 346 y 385 millones de euros). De este modo, esperan volver a la rentabilidad en Europa en 2015 y tiene como objetivo un margen de beneficio de entre 6 y 8 % a largo plazo.

Ford trabaja con la estimación de que el mercado europeo cierre el presente año con un volumen de ventas de 14 millones de unidades, lo supondrá el nivel más bajo de la industria desde 1994. Para 2013 prevé que se mantenga el mismo volumen actual, que no superará los 15 millones de unidades hasta mediados de la década.