Inversores extranjeros interesados en Evo Banco

La troika considera viable el plan de Novagalicia para seguir sola

El plan de recapitalización de Novagalicia cuenta, inicialmente, con el visto bueno de la troika, aunque no será hasta dentro de una semana más o menos cuando se comunique la decisión final. El reto es mantener independiente durante un mínimo de tres años la entidad para tras ser rentable subastarla. De momento, ha puesto en venta su filial Evo Banco.

Novagalicia puede ser el primer banco nacionalizado español al que la troika le apruebe su plan de recapitalización, incluso antes que a Bankia. Sus responsables esperan que Bruselas apruebe el proyecto la próxima semana.

El plan pasa por la venta de su cartera de participadas, la red de 124 sucursales de Evo Banco y la separación del grupo de Banco Gallego, del que posee el 49% y será vendido por el FROB -para evitar que le sume cuota en el proceso de reestructuración-. Para lo que tiene dos años de plazo. Además, realizará un nuevo cierre de 86 oficinas fuera de su zona principal de actuación y otro tanto en Galicia, y traspasará unos 7.000 millones de euros a la Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb), el conocido como banco malo, antes de diciembre. Todo para lograr una nueva recapitalización pública de 7.000 millones de euros.

Novagalicia, como el resto de los bancos nacionalizados debe reducir su balance en más de un 40% por exigencia de Bruselas. Además, debe limitar su negocio bancario. Solo podrá realizar operaciones de banca minorista con particulares, pymes y grandes empresas en Galicia, Asturias y León, su principal zona de actuación.

El reto de la entidad que preside José María Castellano pasa por mantener su independencia tras su recapitalización como mínimo tres años, según explicó ayer tanto su presidente como su consejero delegado, César González-Bueno, quienes participaron en un desayuno organizado por la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE).

De momento, y según aseguran varias fuentes cercanas a las negociaciones de NCG con el Banco de España y la troika, los supervisores consideran positiva la fórmula propuesta por la entidad gallega para seguir independiente hasta 2015 como mínimo.

"Se está negociando" si NCG pasa a ser denominado banco puente para que en unos años -un máximo de cinco como fija la ley-, pueda volver a ser rentable, pese a su menor tamaño, para iniciar su venta a través de una subasta o por un procedimiento competitivo, como prefieren los ejecutivos del grupo gallego, ya que esta vía puede "maximizar la rentabilidad de NCG para devolver el dinero público", aclaró González-Bueno.

Tanto Castellano como González-Bueno creen que es positivo para Galicia contar con una entidad tan radicada en el territorio, con un 40% de cuota de mercado en esta región, frente al 2% que tiene fuera. "Si vamos a continuar solos o no, el tiempo lo dirá. La franquicia Asturias, Galicia y León fue rentable y volverá a serlo", afirmó Castellano. Y añadió que aún hay inversores internacionales interesados en entrar en el capital de Novagalicia, y solo esperan la recapitalización del banco y la recuperación del mercado español.

De momento, la puesta en venta de Evo Banco ha provocado interés por varias firmas extranjeras. EVO es la marca con la que NCG opera fuera de Galicia. Realiza el 75% de sus operaciones a través de canales tecnológicos con 71.600 clientes.

Castellano recordó que NCG recibirá unos 18.500 millones de euros en ayudas: al

iniciarse la crisis recibió una inyección de 4.500 millones, a lo que hay que sumar 7.176 millones que es el déficit de capital detectado por Oliver Wyman, más otros 7.000 millones que traspasará en activos tóxicos al banco malo. Esta cantidad es prácticamente imposible recuperarla en su totalidad,

reconocen todas las fuentes consultadas, incluidos sus propios gestores.

10.000 clientes han recuperado el dinero de sus preferentes

Novagalicia se ha convertido en la primera entidad financiera española que ha comenzado a devolver a parte de sus clientes el dinero de sus participaciones preferentes. José María Castellano aseguró ayer que cerca de 10.000 clientes de la entidad ya "han cobrado o están en proceso de cobrar" el dinero de las preferentes. Hasta la fecha, 6.435 familias entre las que han ganado los procesos de arbitraje a la firma ya han recibido su dinero, por 170 millones de euros. El resto, hasta los 10.000, lo recuperará en breve.

Castellano explicó que no todos los afectados son ahorradores. Aseguró que hay personas que ocupan cargos de relevancia en el banco o las compañías de seguros, y a éstos es posible que no se les devuelva el dinero.

Pese a ello, el banquero reconoció ayer que "posiblemente las preferentes se comercializaron mal" por parte de las cajas que formaron Novagalicia -Caixanova y Caixa Galicia-, pero precisó que en España hay muchos más afectados -entre 550.000 y 700.000-, que no pertenecían a esta entidad.

Unos 43.000 clientes del banco se vieron atrapados en las preferentes, a los que se les ha presentado la solución del arbitraje para que puedan recuperar su dinero siempre y cuando sean ahorradores.