Análisis realizado por el Banco Santander

Iberdrola anunciará desinversiones de entre 4.000 y 6.000 millones

Iberdrola dará a conocer este miércoles un nuevo plan estratégico para el periodo 2012-2014 en el que incluirá desinversiones que podrían oscilar entre 4.000 millones y 6.000 millones de euros, según un análisis sobre la compañía realizado por el Banco Santander.

El objetivo de estas ventas será contener los niveles de deuda de la eléctrica y garantizar su capacidad para mantener un rating de investment grade, lo que para una compañía como Iberdrola es "vital", aseguran los analistas.

El banco confía en la capacidad de la compañía para acometer el plan de desinversiones y ve muy probable que la empresa anuncie además nuevos controles de costes. No obstante, advierte de que la deuda soberana de España puede entorpecer los esfuerzos de la eléctrica y recuerda que siempre quedará la opción de recortar el dividendo, aunque lo ve improbable por el momento.

En todo caso, los analistas consideran "probable" que Iberdrola sea capaz de mantener el grado de inversión de su rating y se aventuran a ofrecer un listado de activos susceptibles de desinversión, entre los que figuran la participación del 6,8% en EDP, así como parques eólicos en Alemania, Polonia y Francia valorados en 600 millones.

Junto a esto, la compañía también tiene la opción de vender la participación del 39% en la brasileña Neoenergia, valorada en 3.300 millones, y otros activos de la envergadura de las redes eléctricas de Reino Unido o las redes estadounidenses, cuyo valor ronda los 6.100 millones y los 5.200 millones, respectivamente.

Los analistas del Santander consideran que Iberdrola no tendrá problemas a la hora de vender activos para contener sus ratios financieros y destacan la variedad de opciones de la que dispone la eléctrica, que van desde inversiones no estratégicas hasta participaciones minoritarias en proyectos.

El objetivo final de las medidas anunciadas permitirá a la empresa recortar el endeudamiento en un importe similar al pronosticado para las desinversiones, esto es, entre 4.000 millones y 6.000 millones de euros, señalan.