Los expertos aconsejan cierta prudencia hasta que se clarifique la posibilidad de un rescate para el país

Valores defensivos mientras se clarifica la petición de ayudas

Los analistas apuestan por una cartera defensiva hasta que se decida sobre la intervención.

Valores defensivos mientras se clarifica la petición de ayudas
Valores defensivos mientras se clarifica la petición de ayudas

Los rumores que vienen recorriendo el mercado sobre una inminente petición de rescate por parte de España, esta misma semana se barajaba una suerte de intervención virtual, han funcionado como gasolina para el Ibex 35, propiciando subidas superiores al 2% y al 3% por primera vez en semanas. Pese a que los expertos coinciden en que una petición en firme de ayudas europeas por parte del Gobierno de Mariano Rajoy supondría un fuerte empujón para las compañías cotizadas españolas, la indecisión del Ejecutivo hace aconsejable cierta prudencia hasta que se clarifique la posibilidad de un rescate para el país.

"Todavía no se sabe cuándo se pedirá el rescate, por lo que es difícil hacer una cartera que valga para todo", argumenta Soledad Pellón, analista de IG_Markets, que da por descontado que la petición llegará antes o después. "En el momento actual, creemos que se puede hacer una cartera sobreponderando aquellos valores que se han portado bien durante el año, acciones de compañías anticíclicas, que no están sufriendo tanto en esta etapa de la crisis", añade. Pellón pone como ejemplo valores como Grifols, que acumula una subida del 94,6% en 2012, Inditex, que ha ganado un 53,9% en el año, Dia, con un alza del 32,73% desde 2011 o Técnicas Reunidas, que suma un 35,21% en el mismo periodo. "Este tipo de valores todavía tienen potencial alcista a pesar de lo que llevan acumulando subidas a lo largo de año", argumenta la analista.

Desde IG_Markets asumen que el Ejecutivo terminará haciendo la petición antes de Navidad. "No creíamos que fuera antes de las elecciones en Galicia y País Vasco, y difícilmente será antes de las de Cataluña, pero igual por esas fechas, sobre finales de noviembre y antes de que finalice el año", aventura Pellón. En el momento en que se formalice la solicitud de intervención, adelanta, "los valores más beneficiados serán los cíclicos: bancos principalmente, y quizás también, a muy corto plazo, las constructoras", sostiene, en vista de que han sido dos de los sectores más castigados por la situación de incertidumbre y los que mejor se comportan ante rumores de un rescate.

Hasta que se tome una decisión, sin embargo, Iván San Félix, analista de Renta 4, aconseja optar por una cartera claramente defensiva, con compañías que mantengan buena visibilidad a medio plazo en cuanto a generación de resultados, con un perfil relativamente previsible y un bajo endeudamiento. El combinado estrella de Renta 4 para estos momentos está basado en cinco valores: Telefónica, Repsol, Enagas, Ferrovial y Día. Algo por debajo, pero también con cierto interés, San Félix apunta a las acciones de Grifols e Inditex.

Otra posibilidad es utilizar este paréntesis para posicionarse en el parqué de cara a aprovechar los rendimientos que genere el rescate. "El que quiera jugar esa baza tiene que apostar por bancos, constructoras, o energéticas, como Iberdrola. En general en los grandes valores de los sectores más endeudados, que son las que más han sufrido con la crisis soberana", expone Nicolás López, responsable de análisis de MG Valores. "También es cierto que ese tipo de valores corresponden a los sectores más volátiles, los de mayor riesgo en estos momentos si surge la sorpresa de que no haya intervención o esta se retrasa más de lo esperado, lo que puede conllevar más pérdidas", advierte.

Por el momento, sin embargo, desde MG Valores asumen que la Bolsa se mantendrá en una posición lateral, moderadamente alcista, en la senda que inició el 26 de julio, cuando el presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, adelantó que comprará deuda pública de forma masiva de los países que soliciten la ayuda. La decisión de adelantarse a los acontecimientos y tomar partido en valores de riesgo pero con muchas opciones de subir "debe tomarse individualmente, en función del perfil de riesgo que tenga cada uno, de su posición económica y la capacidad que tenga de soportar pérdidas", concluye López.

"A la espera de que se formalice la petición de ayuda por parte de España, esperamos que el Ibex se mantenga en el rango 7.600 a 8.200 puntos", prevén desde el departamento de análisis de Banco Sabadell. Su estimación es que la intervención tendría un impacto positivo que llevaría el índice sobre los 8.500 puntos, que solo conservaría en función de cómo se estabilice la prima de riesgo. Hasta final de año recomiendan Acerinox y Arcelor Mittal (por cíclicas), Ferrovial (por buenas perspectivas operativas), Técnicas Reunidas (por sus contratos), Abertis (pendientes de la operación de compra del 60% de OHL Brasil) y Repsol (por las potenciales desinversiones).