Cinco finalistas por los activos

Gazprom, Novatek, Gail, Sinopec y Total pujan por el GNL de Repsol

Cinco compañías que estudian la compra del negocio de gas natural licuado (GNL) de Repsol en el mundo(regasificadoras, plantas de licuefacción o buques metaneros). Se trata de Gazprom, Novatek, Gail, Sinopec y Total. Repsol pide 3.000 millones por un negocio con activos de diferente valor.

La lista de empresas interesadas en comprar los activos de gas natural licuado (GNL) de Repsol quedó reducida a cinco el pasado 17 de septiembre por decisión del Comité de Dirección de la compañía. Muchos son los nombres que han circulado sobre los oferentes, que en un principio fueron 15, más tarde 11 y después se redujeron a nueve (en esta fase se cayó de la lista la propia Gas Natural Fenosa, filial de Repsol). Según fuentes solventes, el grupo de los cinco finalistas lo componen las rusas Gazprom y Novatek (segundo productor de gas del país); la china Sinopec (aliada de Repsol en Brasil); la india Gail y la francesa Total.

A comienzos de verano, Repsol anunció la venta de su negocio mundial de GNL para cumplir con lo establecido en su plan estratégico 2012-2016 presentado semanas antes, con el que pretende obtener 4.500 millones en desinversiones y compensar así el efecto de la expropiación de la filial argentina YPF, que ha llevado a las agencias de rating a colocar el crédito de la petrolera española al borde del bono basura.

El paquete a la venta lo integran la regasificadora de Canaport, en Canadá, donde Repsol tiene el 75% del capital; la planta de licuefacción de Camisea, en Perú, con un 20% y las participaciones de algo más del 20% que tiene en los distintos trenes de licuefacción de la planta de Atlantic LNG, en Trinidad y Tobago. También se ha incluido en el cuaderno de venta el 25% de la central de ciclo combinado de Bahía de Bizkaia Electricidad, de 800 MW de potencia; contratos de gas y la flota de buques metaneros.

Repsol quiere ingresar con esta operación 3.000 millones en efectivo, lo que unido a las desinversiones por 1.850 millones que ya ha realizado, le permitirían superar el objetivo del plan estratégico. Sin embargo, fuentes empresariales lo consideran demasiado ambicioso, ya que el hecho de vender en un solo paquete todos los activos dificultará la transacción. Y es que algunos, como el de Canaport, resultan poco atractivos. Este proyecto está sufriendo el fuerte desarrollo en Estados Unidos del shale gas, que ha hundido las importaciones del gas convencional.

De hecho, la mayoría de las empresas que se han descolgado del proceso es porque ofrecían compras parciales, como es el caso de Gas Natural Fenosa, aseguran las mismas fuentes. Algunas compañías se han interesado en el proceso por ser socios de Repsol en los activos a la venta. Entre otros nombres que han circulado, figuran British Gas, GDF Suez, EDF Trading, BP, Chevron, Shell, Petronas y ENI, entre otros.

Hasta ahora, las reuniones con muchos de los interesados se han mantenido en estricto secreto fuera de la sede de Madrid. Hay quien asegura que alguna presentación a los interesados se ha realizado en un hotel a las afueras de la capital. En estos momentos, los pretendientes han enviado a sus equipos de técnicos (en algunos casos hasta de un centenar de personas) para recabar información, aseguran fuentes de Repsol, que declinan dar el nombre de las compañías que participan en el proceso.

Tras descartar a quienes no estaban dispuestos a comprar todo el paquete, algunos analistas aseguran que Repsol dará preferencia al que pague en efectivo. Hay empresas que ofrecen un intercambio de activos y no se descarta que, de tratarse de activos de exploración y producción, la petrolera lo estudie. La división de GNL de Repsol tiene una deuda bruta de mil millones de euros y de 3.600 millones fuera de balance.

La petrolera, que está siendo asesorada en la operación por Goldman Sachs, va a negociar por separado con cada uno de los cinco candidatos. La selección definitiva se haría a finales de noviembre, en que se firmaría un contrato vinculante. El acuerdo final sellaría ya en los primeros meses del próximo año.

Aplazado el canje de las preferentes

Además de un plan de desinversiones, Repsol anunció el pasado mayo otras medidas estratégicas para reducir su deuda (entre 7.000 y 9.000 millones) y recapitalizarse. Entre otras, una rebaja de los dividendos; la venta del 5% que tiene en autorcartera y la conversión en acciones de sus preferentes por valor de 3.000 millones de euros. De momento, la petrolera que preside Antonio Brufau, ha decidido aplazar estas dos últimas medidas y se está centrando en la venta de activos.

En el caso de la autocartera (procedente de las acciones que compró a Sacyr) prefiere aplazarlo pues las compró a 21 euros y su valor es ahora de 15,6 euros. Y en el de las preferentes, por recomendación de su principal accionista, La Caixa, que colocó dos tercios de las mismas (2.000 millones) y no cree que el momento sea el oportuno.

Repsol ha decidido vender el que era uno de sus negocios más ambiciosos en el continente americano, el del gas natural licuado(GNL). En 2008, la petrolera era el tercer operador del mundo con una flota propia de 13 metaneros y un circuito integrado de licuefacción, transporte y regasificación. El objetivo, comprar en Trinidad y Tobago y vender en EE UU, Canadá, Chile y Argentina. Todo ello le proporcionaba una posición privilegiada para el "arbitraje" (comprar a un precio y venderlo a otro mayor). La crisis mundial y el desarrollo del shale gas, dio al traste con el esquema.

C. M.