La defensa del capitán del barco podría pedir la nulidad del juicio

La Fiscalía pide más de 4.000 millones en indemnizaciones por la 'marea negra' del Prestige

Diez años después del hundimiento del petrolero 'Prestige' hoy ha arrancado el juicio por la 'marea negra' que provocó. El Ministerio Fiscal reclama indemnizaciones por los daños causados que suman más de 4.000 millones de euros.

Tres de los cuatro acusados en el juicio por la marea negra provocada por el hundimiento del Prestige; el capitán del buque Apóstolos Mangouras, el jefe de máquinas, Argyropoulos Nikolaos y el exdirector general de la Marina Mercante José Luis López-Sors
Tres de los cuatro acusados en el juicio por la marea negra provocada por el hundimiento del Prestige; el capitán del buque Apóstolos Mangouras, el jefe de máquinas, Argyropoulos Nikolaos y el exdirector general de la Marina Mercante José Luis López-Sors

El fiscal especial de Medio Ambiente de Galicia, Álvaro García Ortiz, ha justificado esta petición en un informe elaborado por expertos de la Universidad de Santiago de Compostela bajo la dirección de María Loureiro, que fija el alcance de los daños en 3.862,42 millones sólo para España, a los que habría que sumar las compensaciones para Francia.

En total, dicho informe, que la Fiscalía considera "uno de los más completos estudios mundiales de evaluación del daño ambiental", cuantifica la catástrofe causada por el vertido de 64.000 toneladas de fueloil pesado en 4.121,64 millones, frente a los 2.233,76 reclamados inicialmente.

Los expertos consideran que esa es la cuantía económica adecuada para compensar los notables daños causados por el vertido, especialmente en sectores como el pesquero en uno de los principales caladeros del Atlántico, que quedó afectado durante años y registró un notable descenso de las capturas.

Están acusados en este proceso el capitán del barco, el griego Apostolos Manguras, de 76 años, para el que se piden 12 años de prisión por atentado contra el medio ambiente, daños y desobediencia; los mismos delitos se les imputan a otros dos miembros de la tripulación, Ireneo Maloto, primer oficial, de nacionalidad filipina y que actualmente se encuentra en paradero desconocido, y Nikolaos Argyropoulos, jefe de máquinas.

Si en algún momento Maloto fuese localizado, sería juzgado de manera independiente al resto de los imputados.

En el banquillo de los acusados también se sienta José Luis López-Sors, ex director general de la Marina Mercante cuando Francisco Álvarez-Cascos dirigía el Ministerio de Fomento, que está acusado de imprudencia grave por el rumbo errático que siguió la nave durante seis días y que extendió el vertido de fuel desde Galicia hasta las costas francesas.

Asimismo, están imputados como responsables civiles directos la aseguradora The London Steam-Ship Owners Mutual Insurance Association Limited y el Fondo Internacional de Indemnización de Daños debido a la contaminación por hidrocarburos, y como responsables civiles subsidiarios, las navieras Mare Shipping Inc y Universe Maritime Ltd, y el Estado español.

La reclamación total por daños y perjuicios, a la vista de la prueba pericial presentada hoy por la Fiscalía, deberá ser ahora fijada por el tribunal encargado de enjuiciar la causa, que está formado por Juan Luis Pía Iglesias, que será además el ponente; Salvador Sanz Crego y María Dolores Fernández Galiño, que tienen previsto dictar sentencia en septiembre de 2013.

Además de la del Ministerio Fiscal, se formulan otras 51 acusaciones que representan a más de 1.500 entidades públicas, asociaciones, cofradías de pescadores, empresas privadas y personas físicas contra los tres acusados presentes en el juicio.

Las defensas de los tres acusados rechazan los argumentos de la Fiscalía y de las acusaciones particulares, y en el caso el capitán del Prestige entiende que sólo se le pueden imponer penas pecunarias, mientras que los letrados que representan a Argyropoulos y a López Sors consideran que no son autores de ningún delito y que procede su libre absolución.

El abogado de Manguras, José María Ruiz Soroa, ha llegado incluso a solicitar la "nulidad" de la causa porque, ha recalcado, no se "garantizaron derechos fundamentales" de su patrocinado y considera que ha estado viciada desde el comienzo.

El Estado español, en su escrito de calificación como responsable civil subsidiario, se remite al escrito de defensa de López Sors y entiende que al carecer el ex director general de la Marina Mercante de responsabilidad no existe ninguna responsabilidad civil a su cargo.

Durante la jornada de hoy se han dirimido cuestiones preliminares y algunos de los letrados que representan a las distintas partes han solicitado la admisión a tramite de nuevas pruebas periciales o la declaración de algunos testigos, cuyo testimonio había rechazado inicialmente el juez instructor de la causa.

Esta primera fase del juicio se prolongará hasta el 23 de octubre, y la vista oral se reanudará el día 13 de noviembre, cuando se cumple el décimo aniversario de la catástrofe, con las declaraciones de los tres acusados.

El capitán del buque abrirá este turno que cerrará el exdirector de la Marina Mercante el 29 de noviembre, mientras que la ronda de declaraciones de los testigos comenzará el 11 de diciembre.

Coincidiendo con el arranque del juicio, la plataforma ciudadana Nunca Máis ha reaparecido esta mañana para reclamar un "juicio ejemplar" en el que debían estar también imputados altos cargos del Gobierno de Jose María Aznar como responsables políticos de la catástrofe medioambiental.

"Este juicio tenía que haber sido ejemplar. Tenía que haberse celebrado hace años. Tenía que estar a la altura de lo que significó el movimiento de solidaridad y de conciencia no sólo en Galicia sino en toda España y en el mundo", ha afirmado en declaraciones a los periodistas el escritor Manuel Rivas, quien junto a otras 300 personas se ha concentrado en las inmediaciones de Expocoruña.