Reclaman que informe mejor a sus usuarios sobre su política de datos

La UE suspende a Google en privacidad de datos

Las agencias de protección de datos europeas pidieron hoy a Google que modifique algunos aspectos de las reglas sobre privacidad que aplica desde marzo pasado para adaptarse a la normativa vigente en la Unión Europea.

La página de inicio de Google aparece en un teléfono inteligente en una estación central del "Metro" parisino, en París, Francia
La página de inicio de Google aparece en un teléfono inteligente en una estación central del "Metro" parisino, en París, Francia

oogle sigue bajo la lupa de las autoridades europeas de protección de datos. Ayer, los reguladores comunitarios pidieron al buscador que corrija algunos defectos en su política de privacidad de datos para ajustarse a la normativa vigente en la UE. Concretamente, y tras meses de investigación liderada por la Autoridad francesa de Protección de Datos (CNIL), las autoridades reclamaron a Google que informe de forma "más completa" y "más clara" a sus usuarios y que ofrezca a estos "un mayor control" sobre la combinación de datos entre los numerosos servicios de Google.

Esta solicitud de ajustes se produce después de que en enero Google anunciara que modificaba su política de privacidad a partir del 1 de marzo de 2012. Desde esa fecha, la compañía ofrece una sola política de privacidad frente a las más de 60 que tenía hasta el momento en función de sus distintos servicios (Google + Gmail, Youtube, etcétera). Aunque la empresa argumentó que era una forma de simplificar el proceso, el movimiento generó grandes dudas y llevó al Grupo de Autoridades de Protección de Datos de la UE a emprender una investigación sobre el gigante de internet.

Tras analizar las respuestas y documentación proporcionada por Google, las autoridades europeas concluyen que la compañía "no proporciona suficiente información a los usuarios sobre sus operaciones de tratamiento de datos" y que la compañía "no ofrece al usuario un control sobre el modo en que sus datos se combinan entre los diferentes servicios de Google". Sobre este punto, las autoridades (entre las que está la Agencia Española de Protección de Datos) emplazan a Google a que "refuerce el consentimiento para las combinaciones que se basan en la autorización de los usuarios" y ofrezca "mejores posibilidades" para que los usuarios puedan oponerse al tratamiento de sus datos en los casos en que las operaciones de tratamiento no precisan consentimiento.

"Esperamos que Google tome medidas eficaces para cumplir rápidamente con estas recomendaciones", añadieron las autoridades europeas, que solicitaron a la empresa que modifique las herramientas que emplea para evitar una recogida excesiva de datos. "Combinar datos personales a una escala tan grande crea altos riesgos de privacidad para los usuarios", dijeron a Google a través de un escrito al que ha tenido acceso Reuters.

Según las autoridades, que no descartan imponer una sanción a la firma si no cumple con lo pedido, con las reglas actuales, "Google no puede precisar qué datos personales se usan en ese servicio (el buscador de internet) ni las finalidades exactas para las que se recolectan los datos". Y ponen un ejemplo: "No diferencian entre el tratamiento de un contenido anodino sobre una búsqueda y el número de una tarjeta de crédito o las comunicaciones telefónicas del usuario".

Respeto a las leyes y mecanismos de seguimiento

Las reacciones sobre las conclusiones de las autoridades europeas sobre la política de privacidad de datos no se hicieron esperar. La propia Google explicó por boca de su portavoz Peter Fleischer que la compañía ha recibido el informe y que lo está estudiando. "Nuestra nueva política de privacidad demuestra un largo compromiso de protección de la información de nuestros usuarios. Estamos seguros de que nuestros avisos sobre privacidad respetan las leyes europeas", subrayó Fleischer.

David Wood, asesor legal de ICOMP, Iniciativa por un Mercado Online Competitivo, señaló, por su parte, que aunque CNIL está, formalmente, sólo a cargo de forzar el cumplimiento de las leyes de privacidad en Francia, "el informe sobre Google tendrá consecuencias directas en toda la UE y más allá". En su opinión, "es necesaria la adopción de compromisos que reconozcan la adquisición ilegal de datos de los usuarios por parte de Google. En este sentido, los compromisos han de exigir que Google vuelva a su anterior política, según la cual los consumidores tienen que dar su consentimiento para que sus datos sean recogidos por cada servicio de Google y no un consentimiento único que cubre todos los servicios." Además, añadió Wood, "se necesita poner en marcha un mecanismo sólido de seguimiento y reporte. Y, por último, pero no por ello menos importante, conseguir más medios para que los usuarios puedan hacer valer su derecho a exigir que Google proporcione una copia de los datos que posee de ellos mismos".

Yahoo 'roba' otro directivo a Google

Yahoo ha fichado como presidente de operaciones a Henrique de Castro, un ejecutivo de su archirrival Google. De Castro, quien asumirá sus funciones antes del 22 de enero del 2013, ha sido vicepresidente mundial de alianzas para solucione s de negocios de Google desde marzo de este año. El nombramiento sigue al de Marissa Mayer, una ex ejecutiva de Google, como consejera delegada de Yahoo el pasado julio. Mayer, que ha destacado la experiencia del directivo en publicidad en Internet y su trabajo "estructurando y haciendo crecer organizaciones globales", confía en que el directivo le ayude a reflotar la compañía de internet, cuyas ventas llevan años estancadas.