La banca cambia su cartera de titulizaciones por cédulas

Algunos bancos comienzan a agotar colaterales para ir al BCE

No es alarmante, pero sí preocupante para algunas entidades financieras, sobre todo para las nacionalizadas. Pese a la barra libre del BCE para acudir a su ventanilla con activos colaterales para obtener liquidez, comienza a haber bancos que están agotando esta posibilidad.

No hay crédito, pero tampoco se espera que vuelva a fluir en los próximos meses. "La demanda es muy baja, y no esperamos que suba a medio plazo. Pero aunque fuera mayor sería cada vez más difícil cubrirla, sobre todo para algunas entidades, no solo porque se tengan que desapalancar, que también, sino porque las más débiles comienzan a agotar una parte importante de los colaterales que pueden presentarse ante el Banco Central Europeo (BCE)".

Así explicaba ayer un destacado directivo de una entidad financiera la actual situación por la que atraviesan algunos bancos.

La peor parte se la llevan las entidades nacionalizadas -Bankia, Catalunya Caixa, Banco de Valencia y Novagalicia-, aunque no todas sufren por igual los desequilibrios de los activos canjeables en última instancia por liquidez.

"Estas entidades necesitan cubrir ya su déficit de capital por parte de Bruselas. Estos fondos no solo servirán para reforzar su solvencia, sino también para cubrir su sequía de liquidez", señalan dos directivos financieros. Y recalcan la urgencia de que estas ayudas públicas lleguen en noviembre.

La situación no es ni mucho menos alarmante, pero para algunas firmas si es preocupante, coinciden varias fuentes financieras. Estas mismas fuentes matizan, no obstante, que desde hace algo más de seis meses el Banco de España ha agilizado el procedimiento para la pignoración masiva de créditos susceptibles de llevarse al BCE como colaterales y obtener así la preciada liquidez.

Fuentes del Banco de España también destacan su cambio de tendencia al mejorar los trámites para la obtención de colaterales.

"Lo que está ocurriendo es como si fuera la pescadilla que se muerde la cola. No hay créditos, sobre todo hipotecarios, el activo que sirve de colateral más valioso para acudir al BCE. A ello une el hecho de la bajada de los rating que ha sufrido en los últimos meses el Tesoro español, y por extensión las entidades nacionales, lo que provoca que el BCE te dé menos fondos por un activo que unos meses antes era mucho más valioso. El precio baja al aumentar su riesgo", señala un directivo de una importante entidad.

Pese a que el BCE ha abierto en varias ocasiones la mano para ampliar la tipología de créditos que se admiten como colaterales ante el cierre de los mercados para emitir y la asfixia del sector, las titulizaciones, cédulas hipotecarias y la deuda pública siguen conformando las tres cuartas partes de los colaterales que presentan los bancos españoles ante el banco europeo emisor. De ahí que si baja el crédito hipotecario y los rating de la deuda, también descienden los fondos que se ofrece por estos colaterales.

El directivo de una gran entidad financiera aseguraba ayer que varias entidades han "optimizado su segunda línea de liquidez, o lo que es lo mismo han modificado su cartera de activos para presentar como colaterales ante el duro golpe que sufrieron las titulizaciones tras la bajada de rating hace unos meses. Estos activos representan más del 25%".

Desde hace unos cuatro meses las entidades financieras "estamos deshaciendo nuestras posiciones en titulizaciones y las estamos convirtiendo en cédulas hipotecarias que son más rentables ante el BCE", señala otra fuente. La derivada de la falta de liquidez es que el crédito se contrae, aunque "ahora no hay demanda y no la habrá hasta como mínimo un año", dice otro ejecutivo.