Antonio Basagoiti. Presidente del Partido Popular en el País Vasco

"No hago ascos a un impuesto para las grandes fortunas"

Adelgazar la Administración y rebajar el número de parlamentarios para conseguir recursos que dinamicen la economía son algunas de las propuestas del candidato del PP.

Antonio Basagoiti
Antonio Basagoiti

Antonio Basagoiti cree que en estas elecciones Euskadi se juega "apostar la época convulsa de Ibarretxe" o por "la sensatez" para dar prioridad a la política económica "por encima de intereses identitarios". El presidente del Partido Popular en el País Vasco y candidato a lehendakari, asegura que no "hace ascos a políticas como las de Francia en materia tributaria y apuesta por adelgazar el entramado institucional con el objetivo de conseguir recursos para dinamizar la economía.

¿Qué se juega el País Vasco en estas elecciones?

Se juega ir a la desestabilización que supone un camino hacia el referéndum y la independencia, o la tranquilidad donde la prioridad sea la política económica por encima de los temas identitarios. Es decir, apostar por la época convulsa de Ibarretxe o la sensatez de ocuparnos todos de la industria vasca.

¿Su partido, el PP, ha puesto en marcha una política de recortes y ajustes ¿Si llega a la lehendakaritza hará lo mismo?

Cualquiera que gane las elecciones tiene que hacer ajustes y el que diga que nos los hará miente. Tendré que realizarlos y serán, probablemente, distintos porque la situación económica vasca no es tan dramática como la nacional. Los ajustes los han realizado los nacionalistas en Cataluña, el PP en Madrid o los socialistas en Francia.

¿ También tiene usted, al igual que han señalado otros candidatos, líneas rojas que no se pueden traspasar para mantener el Estado del bienestar?

Sí creo que hay líneas rojas. Están en el fundamento de la política sanitaria pública y en la educación pública de calidad. Pero en Euskadi también hay michelines. Hay un entramado administrativo y un conglomerado público que se debe reducir para garantizar la Sanidad y la Educación.

¿Dónde se puede recortar?

Por ejemplo, en EITB que en 10 años ha recibido 1.080 millones en subvenciones que hemos pagado los vascos. También, en el entramado de 500 sociedades, entes o mancomunidades con empresas llenas de empleados sin hacer oposición. Con esos ajustes podemos garantizar los servicios.

¿Apuesta por una reforma del mapa institucional en el País Vasco?

Sí, y está plasmado en mi programa electoral. Planteo reducir las consejerías del Gobierno vasco, que pasarían de 11 a 7. Igualmente una reducción del 50% en los cargos de libre designación, suprimir las duplicidades en los tres niveles institucionales en Euskadi (Gobierno, diputaciones y ayuntamientos) y eliminar o vender las participaciones en sociedades públicas. Respecto del Parlamento, nuestra idea es reducir el número de diputados y que pase de 75 a 60.

¿Qué medidas piensa implementar para salir de la crisis?

Es crucial un ambiente de sosiego político para no dar una mala imagen de país. Propongo medidas de estímulo del emprendizaje, apoyo a los autónomos, apostar por la industria que produce con planes de estímulo financiados con los recursos procedentes del adelgazamiento de la Administración.

¿Tiene previsto proponer un cambio del actual modelo tributario?

Estoy dispuesto a hablarlo, pero siempre con la premisa de que la Administración no debe gastar un céntimo en cosas superfluas. Hay que ver dónde se recauda más y revisar temas porque no se puede sostener un sistema propio de un estado independiente como este que montó el PNV hace 30 años. Cuando se reduzca se pueden plantear medidas. No hago ascos a políticas como las de Francia de implantar un impuesto especial y coyuntural que grave las grandes fortunas. Creo que de todo se puede hablar.

¿Está cuestionado el Concierto y el Estatuto de Gernika?

No. Se ha hecho mucha demagogia con ese tema. El Concierto Económico y el Estatuto de Gernika gozan de muy buena salud y están fuertes. Creo que no se pueden utilizar como un arma arrojadiza contra los demás. Lo que pido, y sobre todo en estos días de campaña, es que Urkullu no use el Concierto para plantear asuntos como el IVA en este tiempo tan convulso como el que estamos viviendo con lo de Cataluña. Solo sirve para abrir un melón muy peligroso. Debemos protegerlo y no utilizarlo para agredirnos a nosotros y a los demás.

¿Si no consigue la mayoría, con quién o quiénes pactaría?

Mi objetivo es tener el mayor peso posible para que se produzca un contrapeso entre nacionalistas y no nacionalistas. También para desequilibrar votaciones hacia la racionalidad y hacía lo que es la verdad del País Vasco dentro de España. No me veo con un partido socialista que siempre ha aspirado a ser socio del PNV para que le den una consejería. Me veo como aquel que puede determinar la política en el Parlamento vasco hacia la normalidad.

Se ha producido el fin de ETA ¿Qué pasos hay que dar?

Su final llegará en el momento en que se disuelvan. El paso a dar es la disolución de la banda terrorista y la asunción de su culpabilidad para que quede claro en la sociedad vasca, y en las próximas generaciones, que no es legítimo ni sirve usar la violencia.