Una operación de 1.650 millones de libras

Santander rechaza comprar 318 oficinas de RBS en Reino Unido

Santander ha renunciado a comprar 318 oficinas de Royal Bank of Scotland (RBS) en Reino Unido. Una operación pactada en agosto de 2010 y que se cifró en 1.650 millones de libras (unos 1.987 millones de euros en el momento de la operación).

Emilio Botín, durante la junta de acionistas del banco Santander
Emilio Botín, durante la junta de acionistas del banco Santander

Santander ha dado marcha atrás y ha renunciado a comprar 318 oficinas de Royal Bank of Scotland según ha asegurado en un comunicado el consejero delegado de la entidad Stephen Hester. El banco español anunció en agosto de 2010 esta adquisición por un importe de 1.650 millones de libras, unos 1.987 millones de euros aproximadamente en el momento de la operación.

El cierre de la adquisición estaba previsto para finales de 2011 y principios de 2012 pero se ha ido retrasando a la espera de las aprobaciones necesarias, si bien al final la entidad presidida por Emilio Botín ha decidido desestimarla.

La operación se instrumentó a través de Santander UK e incluía 311 sucursales de RBS en Inglaterra y Gales y 7 de NatWest en Escocia, 40 centros bancarios para pymes, más de 400 gerentes de banca de empresa, cuatro centros de banca corporativa y tres centros de banca privada y afectaba a 1,8 millones de clientes particulares.

La venta de estas oficinas por parte de RBS fue una obligación impuesta por la Unión Europea a la entidad en 2008, cuando pasó a ser nacionalizada en un 82% por el Estado británico, y debía cerrarse en un periodo de cuatro años. De esta forma, RBS deberá comenzar una nueva puja para vender estos activos.

La operación resultó un gran paso de Santander en Reino Unido puesto que se convertía en la cuarta mayor entidad del país por número de oficinas y reforzaba su negocio minorista. En el momento de la firma, Botín llegó a declarar que la compra era "un paso de gigante" de Santander en el segmento de empresas en Reino Unido.

RBS estudia abandonar la protección del Gobierno británico

Royal Bank of Scotland estaría estudiando su intención de abandonar el programa de protección de activos del Gobierno británico, según publica el diario The Wall Street Journal

RBS estaría en negociaciones con los reguladores y representantes del Tesoro británico sobre su posible salida de este programa, creado al inicio de la crisis financiera, dirigido a cubrir un potencial impago de los activos de riesgo de los bancos.