Propone la emisión de letras europeas

Van Rompuy ignora las demandas de Rajoy sobre la unión bancaria

El presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, no ha incorporado las demandas de Mariano Rajoy de acelerar la unión bancaria europea al informe que será analizado en cumbre europea de la próxima semana. Sí avanza en cambio en la emisión conjunta de deuda.

El presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, ha concluido el primer informe sobre la refundación de la zona euro, que será analizado en la cumbre europea del próximo 18 y 19 de octubre. El documento, más analítico que político, se hace eco de iniciativas ambiciosas como la creación de un nuevo presupuesto específico para los socios de la Unión Monetaria, la emisión conjunta de bonos a corto plazo o la creación de un fondo para liquidar la deuda que supera actualmente el 60% del PIB.

Pero el informe no se decanta claramente a favor de ninguna opción, a la espera, como suele hacer Van Rompuy, de las señales que lleguen desde Berlín y París. Y lo que es peor para España, no menciona siquiera los problemas surgidos en torno al calendario y alcance de la llamada unión bancaria y la recapitalización directa de los bancos españoles.

El acuerdo de la cumbre de junio preveía que el fondo de rescate (Mecanismo Europeo de Estabilidad) asuma la inyección de capital en las entidades en dificultades tan pronto como la UE se dote de un supervisor único. Y se comprometía a estudiar la creación de esa figura antes de finales de este año. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha pedido esta misma semana que se cumpla el calendario comprometido, porque eso permitiría al Estado español descargar la factura del rescate bancario en el balance del MEDE.

Pero Alemania ya ha indicado que la unión no bancaria no estará lista antes de finales de 2013. Y que cada Estado deberá asumir la financiación del banco malo para los activos dañados antes de la creación del supervisor único, lo que dejará España, con toda probabilidad, con cuatro o seis puntos más de deuda pública.

El informe de Van Rompuy se limita a describir los pasos dados hasta ahora sin ninguna mención a las demandas españolas. Y el borrador de conclusiones de la próxima, al que también ha tenido acceso CincoDías, tampoco se hace eco de las quejas de Rajoy y traslada el debate al Eurogrupo (consejo de ministros de Economía de la zona euro), al que solo pide que "elabore los criterios operativos que regirán la capitalización directa por parte del MEDE). Sin tomar partido, como siempre hace Van Rompuy, que es una forma de tomar partido por Berlín.