Registra el folleto previo al de la operación con la que prevé captar 2.500 millones

El Popular no descarta compras pese a estar en plena macroampliación

Popular ya ha registrado el folleto previo a la ampliación y en él la entidad no descarta "operaciones corporativas en un futuro, más aún tras la reestructuración que acometerá el Estado sobre determinadas entidades del sector".

Popular se compromete a "batir" la previsión del mercado en plena crisis
Popular se compromete a "batir" la previsión del mercado en plena crisis

La entidad presidida por Ángel Ron está calentando motores para la ampliación de capital que previsiblemente planteará a lo largo de este mes y con la que tratará de solventar el déficit de 3.223 millones de euros en el escenario más adverso planteado por Oliver Wyman. Ya ha registrado un folleto continuado en la CNMV, previo al de la ampliación.

Curiosamente, el Popular asevera en el documento enviado a la CNMV que, pese a que el plan de negocio anunciado el pasado 1 de octubre [tras conocerse el resultado del test] "no incluye la adquisición de ninguna entidad, no se descartan operaciones corporativas en un futuro, más aún tras la reestructuración que acometerá el Estado sobre determinadas entidades del sector".

El banco que preside Ángel Ron, pese a estar en una ampliación de capital de hasta 6.250 millones de acciones nuevas, se guarda el as en la manga de poder realizar compras si se aparecen gangas. Ya son cuatro las entidades directamente controladas por el Estado: Bankia, Novagalicia, Catalunya Caixa y Banco de Valencia.

Se ciernen además serias dudas sobre la capacidad de supervivencia en solitario de BMN -con un déficit de capital de hasta 2.208 millones- y de Liberbank, que necesitará hasta 1.198 millones y que ya no se fusionará con Ibercaja. La integración de esta última con Caja 3, que requerirá un máximo de 779 millones, está de momento paralizada.

El Popular revela en el documento enviado al supervisor que la ampliación contará con el "apoyo de más de una docena de bancos de inversión", si bien añade que hasta la fecha no ha firmado "ningún compromiso de suscripción o aseguramiento". La operación estará dirigida por Deutsche Bank y supondrá la emisión en el caso más extremo de acciones a un precio de 0,4 euros, lo que supondría un descuento del 70% respecto a su cotización actual.

La entidad, sin embargo, resalta que ese sería un suelo, y un suelo muy bajo. La última operación relativamente comparable fue la del Sabadell a comienzos de año, cuando tuvo que ofrecer un descuento del 40% para captar unos 900 millones de euros. En el folleto registrado ayer, el Popular plantea tres escenarios sobre la ampliación. En el primero, pondría en circulación 5.000 millones de títulos (el precio por acción sería de 0,5 euros); en el segundo, de 2.500 millones de acciones (a un euro); y en el tercero, de 1.747 millones (a 1,413 euros).

Eso sí, el caso de la ampliación del Sabadell era muy diferente. Tenía un objetivo estratégico -la compra de la CAM- y el importe era inferior a los 2.500 millones que requiere el Popular para no tener que recibir apoyo público, aunque sea puntual a través de bonos contingentes convertibles (cocos, en la jerga financiera).

El Popular destaca que continúa estudiando una posible integración con BMN, si bien a la fecha del folleto -ayer, 11 de octubre- no había alcanzado ningún tipo de acuerdo. El mercado, en todo caso, desconfía de la viabilidad de esta unión, debido a las elevadas necesidades de capital que necesita la entidad formada por Caja Murcia, Caja Granada, Caixa Penedès y Sa Nostra.