Informe Fundación Mapfre

Cataluña y Baleares, las más emprendedoras

Seis de cada 100 españoles crearon una empresa en 2011.

Gonzalo García (Ponferrada, 1977) tenía 18 años cuando creó su primera empresa: una franquicia de telefonía móvil. Con 35 años y una trayectoria empresarial llena de proyectos, este licenciado en Derecho abrió en la primavera de este año una consultora. "En 2010, monté junto a un socio un portal de bodas en internet", recuerda. "Ayudábamos a encontrar todo lo que necesitaban unos novios para celebrar la ceremonia". No funcionó y cerró. Lejos de parar y quejarse, este año ya estaba de vuelta a los negocios. "Yo no le eché la culpa a la crisis", explica. "Era mi primer negocio en internet y cometí muchos errores. Aprendí y seguí. En España estigmatizamos el fracaso. Cierras y algunos te miran con cara de 'pobrecito'. Y otros parece que piensan: 'Ya sabía yo que esto iba ocurrir". En su nueva empresa, él es el único empleado.

El caso de este emprendedor afincado en Madrid no es una excepción. De 3.199.617 empresas que había en España a principios de 2012, el 82,3% (2.632.537) tenía menos de dos empleados, según un informe elaborado por Analistas Financieros Internacionales (AFI) y editado por la Fundación Mapfre que recoge datos del Instituto Nacional de Estadística y que se ha presentado esta mañana. Más de la mitad de las compañías, el 55,2%, carecía de asalariados. Y 3.053.377 contaban con menos de 10 trabajadores.

En 2011, seis de cada 100 españoles crearon una empresa, según el estudio. Cataluña, con 79,8 firmas por cada 1.000 habitantes, es la comunidad más emprendedora, seguida de Baleares (78,6) y Madrid (77,3).

Como demuestra el ejemplo del empresario que abre este reportaje, el emprendedor medio es cada vez más joven. Cuatro de cada 10 españoles que montaron un negocio en 2011 tenían menos de 35 años. El 34,1% contaba con entre 35 y 44 años. Y uno de cada cuatro superaba los 45 años. El estudio de la Fundación Mapfre relaciona el "rejuvenecimiento progresivo" del emprendedor con la crisis, con una España con 5,6 millones de desempleados y con una tasa de paro entre los menores de 25 años del 53,28% en el segundo trimestre de 2012, según datos oficiales.

"Los emprendedores que solo cuentan con estudios primarios continúan teniendo en 2011 un peso significativo", añade el estudio. El 26,8% solo contaba con estudios primarios; el 10,8%, con secundarios; el 21,1%, con formación profesional; el 18,3%, con diplomatura; y el 18,5%, con licenciaturas. Emilio Ontiveros, fundador de AFI, cree que España tiene en este punto una asignatura pendiente. "La Universidad favorece la vocación emprendedora en otros países. Aquí todavía no ocurre", concluye el catedrático, que si algo pide es un cambio cultural: "La sociedad debe apreciar más a los emprendedores que a los deportistas".

Las que mueren

La mortalidad de las empresas ha aumentado con la crisis. El estudio de la Fundación Mapfre señala que el 64,5% de las firmas creadas en 2007 seguían en marcha dos años después. En 2001, en cambio, la tasa de supervivencia a dos años alcanzaba el 73,7%.

El número de sociedades mercantiles creadas se ha reducido un 43% de 2006 a 2011, según el mismo estudio. Desde 2008, la mortalidad empresarial supera a la natalidad. "Eso atestigua la mayor dificultad de consolidar proyectos de emprendimiento", defiende el informe de 125 páginas. En 2009, según los últimos datos que recoge el estudio, nacieron 267.546 empresas en España mientras cerraron 343.421.

Varón, 38 años, universitario y 'teki'

Joven, varón y con estudios universitarios. Así es el perfil del emprendedor español dibujado por la Fundación José Manuel Entrecanales, tras analizar más de 1.600 proyectos. De estos, casi 700 son empresas relacionadas con las tecnologías de la información y la comunicación (TIC).

Un 10% son iniciativas relacionadas con la salud y más del 5% de proyectos con la biotecnología. Además, se han presentado propuestas de compañías de residuos y reciclaje, domótica y urbótica, construcción, transporte y agua, entre otras.

La edad media, y en esto coincide el citado estudio con el análisis elaborado por la Fundación Mapfre, es de 38 años. Y en ambos informes se destaca que la mujer ha aumentado su participación en estos procesos, al igual que los jóvenes y los mayores de 50 años. No obstante, en España sigue dándose mayor participación masculina (60%-40%). El 90% de los proyectos presentados los lideran hombres, quizás por incurrir en sectores más tecnológicos ligados a infraestructuras y energía.

Existe también una relación directa entre la formación académica y la tasa de actividad emprendedora. A mayor formación, mayor espíritu emprendedor. En España, aproximadamente el 38% de los emprendedores son personas con estudios de diplomatura o educación superior; el 21% de los emprendedores ha recibido formación profesional y el 37% cuenta con estudios primarios o secundarios.