Nuevo plan a dos años

Siemens volverá a recortar costes y no descarta reducir empleo

La compañía alemana de ingeniería Siemens ha adelantado este jueves que presentará en noviembre un nuevo programa de dos años para mejorar el funcionamiento del grupo, al estimar que no podrá cumplir con los objetivos marcados, y que se centrará en la reducción de costes y en la optimización de su negocio, lo que podría incluir la supresión de puestos de trabajo.

El consejero delegado de Siemens, Peter Löscher, explicó que a pesar del "entorno de mercado complicado" espera lograr uno de los mejores resultados operativos de la historia en su ejercicio fiscal 2012. Sin embargo, aún así no cree pueda cumplir los "ambiciosos" objetivos que se había marcado en su plan estratégico 'Siemens One'.

"Vamos a examinar detenidamente los negocios de nuestra estructura cuyos beneficios no han cumplido con nuestras expectativas durante un largo tiempo. Adoptaremos medidas concretas para superar las cargas permanentes sobre la compañía que son consecuencia de beneficios insuficientes en negocios concretos", afirmó.

Con este objetivo, Siemens pretende implementar un nuevo programa, que estará en vigor durante dos años y que se va a centrar en recortar sus costes, impulsar su competitividad y convertirse en una compañía "más rápida y menos burocrática".

En concreto, el nuevo plan se concentrará en cinco áreas: reducción de costes, estrategias de penetración en el mercado, gobernanza simplificada, infraestructuras optimizadas y fortalecimiento de las actividades principales. Así, informó de que actualmente se están elaborando medidas concretas para cada uno de los objetivos que se presentarán el próximo 8 de noviembre.

"Como una compañía líder, queremos ser mejor que nuestros competidores. No queremos movernos en la zona media. La evolución en los últimos años no fue lo suficientemente buena. Creemos que nuestro programa nos devolverá en plena forma y nos permitirá estar de nuevo arriba a pesar de la complicad situación económica global", remarcó.

Preguntado por cuántos empleos se podrían ver afectados por esta reestructuración, Löscher incidió en que ese no es "el punto de partida del programa" y no se ha marcado un número concreto como objetivo. Sin embargo, admitió que cuando existen problemas estructurales o cambios fundamentales en el mercado "puede haber también cambios en la fuerza de trabajo".