Íñigo Urkullu, presidente del Partido Nacionalista Vasco (PNV)

"Son momentos de grandes acuerdos políticos"

El candidato del PNV a la presidencia del Gobierno vasco asegura que son momentos "de grandes acuerdos institucionales y políticos donde deben participar todos los partidos".

El presidente del Partido Nacionalista Vasco (PNV) y candidato a lehendakari muestra su convencimiento de que ganará las elecciones. Íñigo Urkullu (Alonsotegui, Vizcaya, 1961) se ha comprometido a presentar un nuevo proyecto de "estatus político" para el año 2015. Solicita la ampliación del Concierto Económico para conseguir capacidad normativa sobre el IVA y los impuestos especiales. Consciente de la convulsa situación económica aboga por "grandes acuerdos para salir de la crisis" y apuesta por pactos institucionales y políticos donde deben estar presentes todos los partidos.

Pregunta. Ha comentado que 2015 sería el año de referencia para presentar una consulta popular sobre la soberanía vasca. ¿Cuál es el alcance de este planteamiento?

Respuesta. A lo que nos hemos comprometido es a presentar un proyecto de nuevo estatus político para el año 2015 que deberá ser respaldado por el Parlamento vasco tras un amplio consenso político previo. Sus principales ejes son la bilateralidad, la profundización del autogobierno y la presencia de Euskadi en las instituciones europeas. Una vez llegados a ese punto, deberá ser refrendado por la sociedad.

P. ¿Qué opinión le merece el pulso de Mas con la Administración central?

R. Se puede ver también como el pulso del Estado con Cataluña. El problema no es de hace una semana. Se inició cuando el Tribunal Constitucional no respetó el nuevo Estatuto de Cataluña después de que las propias Cortes Generales y el pueblo catalán en referéndum lo aprobaran. Y la cuestión continuó por la falta de soluciones ante la grave situación de su financiación. Creo que PP y PSOE no están teniendo altura de miras en este asunto, ni en todos los relativos al respeto a la plurinacionalidad del Estado.

P. ¿Cómo enfocaría las relaciones de Euskadi con Navarra si accede a la Lehendakaritza?

R. Como hasta ahora. Desde el respeto absoluto a lo que decidan los ciudadanos y ciudadanas de la comunidad autónoma vasca y navarra. Propiciaremos el inicio de un diálogo sincero con las instituciones navarras para recuperar el espíritu de colaboración que se recogía en el órgano de cooperación permanente, aprobado por los respectivos parlamentos en 1996. Plantearemos una colaboración para la defensa común del Concierto y del Convenio ante las autoridades españolas y europeas.

P. En su política contra la crisis, ¿qué líneas rojas no traspasaría? ¿Despediría funcionarios? ¿Recortaría las prestaciones sociales?

R. No planteamos despidos de funcionarios, pero sí un adelgazamiento de la estructura del Gobierno. Estoy convencido de que, si asumimos la responsabilidad de gobernar, nos va a tocar administrar una situación difícil. Probablemente, dos primeros años de gobiernos de ajustes y mucho rigor económico sin pasar los límites que nos hemos marcado: educación, sanidad, políticas sociales y pensiones. Y después de aguantar, empezar a crecer y recuperar el pulso.

P. ¿Qué medidas en materia tributaria y fiscal tiene usted previsto plantear a las diputaciones forales?

R. No es competencia del Gobierno y sí de las diputaciones. En cualquier caso, el PNV va a plantear una reforma integral del modelo fiscal y tributario que debe basarse en habilitar en el Concierto la capacidad normativa sobre el IVA y los impuestos especiales. También en mejorar el IRPF sobre la base actual para que sea más progresivo, pero manteniendo exenciones a la vivienda. Respecto a Sociedades, sostener las deducciones destinadas a la innovación y el empleo, habilitar nuevas para apoyar la internacionalización y la creación de patentes y eliminar las deducciones ineficaces.

P. ¿Se ve gobernando en Vitoria en coalición? ¿Quiénes serían sus socios?

R. Estoy convencido de que vamos a ganar las elecciones. En Euskadi nunca ningún partido ha tenido la mayoría absoluta. En estos 35 años siempre se ha necesitado del apoyo de otros para gobernar. Los pactos dependen de dos cosas, de la aritmética electoral y de los programas. No cerramos la puerta a nadie y estamos dispuestos a hablar con todos.

P. Entiendo que habla entonces de buscar apoyos...

R. Los gobiernos en coalición no son la única opción. Son momentos de grandes acuerdos institucionales y políticos donde pueden y deben estar presentes todos los partidos. Pactos para salir de la crisis, consolidar la paz y la normalización en la convivencia y para el desarrollo del autogobierno.

P. Se ha producido el final de ETA. ¿Qué pasos hay que dar ahora?

R. Efectivamente se ha producido el cese definitivo de la actividad de ETA y mantenemos la exigencia de su disolución. En cualquier caso, es necesario avanzar en la normalización, en la convivencia. Primero, con un claro compromiso con las víctimas y con la memoria, una memoria crítica y ética con el pasado para construir la verdadera convivencia y reconciliación. Nos comprometemos con una política penitenciaria ajustada con lo que marca la propia ley y que ayude a la reinserción.