Directivos del sector consideran que sería muy dañino para la economía

La banca alerta contra fijar precios de derribo al ceder los inmuebles

Directivos de algunas de las principales entidades financieras españolas pidieron ayer al Gobierno que el traspaso de activos al denominado banco malo se realice a un precio razonable y creíble, para evitar una excesiva devaluación de los pisos que están en manos de la banca y de los particulares.

La sociedad de gestión de activos inmobiliarios, que agrupará los créditos al promotor y los activos que ha acumulado la banca por impago, empezará a funcionar en diciembre y estará controlada en un 55% por inversores privados, un porcentaje superior al que se había anunciado con anterioridad. Una de las dudas que pesa sobre este mecanismo es la de los descuentos que se aplicarán a los activos traspasados.

Según explicó ayer el ministro de Economía, Luis de Guindos, la tasación se hará al "valor económico real" de los activos, lo que podría ocasionar un abaratamiento del precio de las viviendas. Sobre este asunto hablaron ayer en Barcelona varios directivos de entidades como Banco Sabadell, BBVA, Bankinter o Banesto en la octava edición de la jornada sobre banca que organizan Esade y Ahorro Corporación.

El consejero delegado de Banco Sabadell, Jaume Guardiola, se mostró partidario de un banco malo 100% público, como hizo Suecia, aunque ha reconocido que esta fórmula, en España, "nos queda lejos", ya que el objetivo del Gobierno es que esta entidad no compute como deuda pública.

"Es una restricción excesiva", ha dicho Guardiola, quien ha asegurado que el bancomalo tiene un "defecto de base", y es que "parece que no ha sido una cosa querida por el Gobierno español ni por el sistema financiero", sino más bien impuesta por Europa.

Evitar vender al coste de liquidación

Guardiola se ha mostrado asimismo preocupado ante la posibilidad de que el precio de la transferencia de los activos en España se sitúe "casi a coste de liquidación", ya que, de ser así, "provocará pérdidas inmobiliarias y el valor de los pisos bajaría radicalmente". En esta misma línea se ha expresado la directora financiera de Bankinter, Gloria Ortiz, quien ha advertido que sería "muy dañino" para el sistema financiero sano y para el conjunto de españoles que los precios de los activos tóxicos se fijaran a un precio muy bajo, ya que unos y otros se verían obligados a vender "a precio de derribo".

Ortiz se ha mostrado asimismo contraria a que la banca en su conjunto "socialice" las pérdidas inmobiliarias de algunas entidades a través de este banco malo. "Hay que conseguir un sistema en el que no se socialicen las pérdidas, en el que el contribuyente no pague y que permita cumplir con el objetivo de déficit con Europa", ha apuntado la directiva de Bankinter, que espera que finalmente los gobernantes españoles resuelvan esta cuestión "con alguna idea brillante".

Por su parte, el director general de BBVA, Eduardo Arbizu, ha destacado la necesidad de que la transferencia de los activos al banco malo se haga a un precio "real y creíble", para evitar una mayor devaluación de los pisos en España y aportar credibilidad al balance de los bancos.

El director general adjunto de Banesto, Antonio Román, ha reconocido que gestionar el precio de los activos tóxicos "es, cuanto, menos complicado", pero ha advertido que, más allá del valor que se fije, hay que resolver una cuestión, y es cómo se financiará a los compradores que quieran adquirir esas viviendas.

En su comparecencia en el Congreso, el ministro De Guindos avanzó también que las entidades financieras con dificultades no podrán traspasar al futuro banco malo los pisos que se hayan adjudicado que tengan un valor menor de 100.000 euros ni los préstamos morosos a promotores por una cuantía inferior a los 250.000 euros. De Guindos ha justificado ese "umbral mínimo" para evitar que el "banco malo" sea "imposible de manejar"

El 36% de la vivienda no se traspasará a la sociedad

El consultor inmobiliario del ámbito financiero, y fundador de la Red de Expertos Inmobiliarios (REI), Eduardo Molet, afirmó ayer que las nuevas condiciones que ha planteado el Gobierno en cuanto al traspaso de activos al banco malo dejarán fuera a más del 36% de las viviendas que almacenan las entidades intervenidas. El análisis del consultor se refiere al anuncio realizado ayer por el ministro de Economía, Luis de Guindos, de que habrá un umbral mínimo sobre los activos a traspasar. En concreto, según avanzó el titular de Economía, no se traspasarán los activos cuya valoración sea menor a 100.000 euros ni los créditos a promotores inferiores a los 250.000. "Se atenúa el problema de los balances de los bancos más expuestos al mercado inmobiliario, pero no es suficiente. La limpieza tendría que llegar a todos los activos", alegaba ayer Molet que considera este esquema de banco malo solo una solución a medias. El consultor opina que la decisión de dejar fuera del banco malo determinados activos hará que muchos bancos mantengan activos tóxicos, los inferiores a 100.000 euros, para no perjudicar tanto sus balances. Molet también considera fundamental conocer cuánto antes el precio al que se terminarán traspasando los activos. "Aquí está la clave. El banco malo solo funcionará si el precio de la vivienda deja de caer, y en la actualidad la tendencia indica que tiene que caer mucho más", dijo. En este sentido, Guindos manifestó en el Congreso que la sociedad de gestión de activos será un dinamizador del mercado inmobiliario español ya que sacará al mercado "viviendas a precios más reducidos de los que estamos viendo actualmente".