Evitar que se perjudique el desarrollo de las plataformas de venta de música por internet

Bruselas permite a Universal comprar EMI pero le obliga a vender varias discográficas

La Comisión Europea (CE) ha aprobado, pero con condiciones, la compra del sello discográfico británico EMI por parte de Universal Music Group, filial del grupo francés Vivendi.

El Ejecutivo comunitario quiere evitar que la operación perjudique el desarrollo de las plataformas de venta de música a través de internet. Bruselas subordina así la adquisición a que EMI venda el sello Parlophone (que edita, entre otros, a Coldplay, David Guetta o Kylie Minogue). También tendrá que vender la filial EMI France, los sellos de EMI de música clásica, y las divisiones Mute o Chrysalis. Universal valoró la adquisición de EMI en 1.950 millones de dólares (1.500 millones de euros).

La CE considera que la operación, tal y como le fue planteada por las empresas, habría permitido a Universal endurecer significativamente los términos de licencia que ofrece a las plataformas digitales que venden música a los consumidores, como Spotify, Apple o Amazon. Para despejar esas dudas de la Comisión, Universal se ofreció a aceptar "importantes compromisos", según los cuales Bruselas cree que la transacción puede seguir adelante sin suponer problemas para la competencia comunitaria.

El vicepresidente de la CE y titular de Competencia, Joaquín Almunia, dejó claro que la investigación llevada a cabo por sus servicios "ha prestado atención especialmente a la innovación digital, que está cambiando la manera en que la gente escucha música". La concentración propuesta aunará a dos de las cuatro grandes discográficas mundiales, y la CE había expresado preocupación por que Universal se hiciera con un excesivo poder de mercado frente a sus clientes directos que venden música en formato físico y digital a nivel minorista.

En su opinión, Universal podría haber incrementado su peso de tal manera que hubiera podido imponer precios más altos y términos de licencia más onerosos a proveedores de música digital, lo que "habría afectado negativamente a las posibilidades de innovar" en ese terreno.