Inhaló durante años un saborizante peligroso

5,5 millones para un enfermo de pulmón por consumo masivo de palomitas

Un tribunal federal de Estados Unidos dictaminó ayer la indemnización de 7,2 millones de dólares a una persona que desarrolló una enfermedad crónica de pulmón debida al consumo de palomitas.

El jurado aceptó la reclamación de Wayne Watson, de 59 años de edad, respecto a la negligencia de la fabricante de las palomitas y el supermercado distribuidor, puesto que no advirtieron en las etiquetas que el diacetil, aditivo para reforzar el sabor a mantequilla de las palomitas, es peligroso.

La enfermedad de Watson, incurable, se conoce como pulmón de palomitas, y dificulta la entrada y salida del aire en los pulmones. Se trata del primer consumidor diagnosticado con esa enfermedad, bronchiolitis obliterans, que ya había afectado en los últimos 15 años a varios trabajadores de las fábricas de palomitas. Watson contrajo la enfermedad en 2007, después de pasar años inhalando el aditivo por su ingesta diaria de palomitas.

El jurado carga con el 80% de la indemnización a la fabricante Glister-Mary Lee Corp., de Illinois, y con el 20% restante al supermercado King Soopers y su matriz, Kroger Co.