La industria se prepara para una nueva tanda de consolidaciones

La aeronáutica y la defensa siguen a EADS y BAE

Las negociaciones puestas en marcha por EADS y BAE Systems para crear un gigante de la defensa y la aeronáutica, líder mundial y con una facturación cercana a los 100.000 millones de dólares (76.545 millones de euros), van a suponer el pistoletazo de salida para una nueva tanda de compras y fusiones en el sector.

La consolidación de la industria en este campo viene siendo la tónica habitual en las últimas tres décadas. Pero todos los expertos coinciden en que son necesarios nuevos movimientos en este sentido, ante las presiones de un mercado cada vez más globalizado y más exigente con los costes y de unos presupuestos en el área de defensa que se encuentran en retroceso desde el inicio de la crisis.

"Esperamos que los contactos para una fusión hayan disparado, al menos, la posibilidad de que se inicie una nueva ronda de realineamientos empresariales en la industria mundial aeroespacial y de defensa", avanzaban esta misma semana los analistas de Moody's en una nota .

AIRBUS GROUP 93,29 -0,38%

El anuncio de las negociaciones ya ha hecho mover ficha a otra de las grandes compañías europeas del sector, Finmeccanica. La cúpula del grupo italiano, que cerró el año pasado con unas pérdidas récord de 1.700 millones de euros y está inmerso en una investigación por posibles sobornos, convocó una reunión de urgencia para analizar la situación creada por el anuncio de EADS y BAE justo el día después de que se conociera la operación. Poco después, el pasado fin de semana, volvió a estudiar el asunto con un equipo de asesores externos a la compañía.

Finmeccanica se encuentra en pleno proceso de desinversión de activos no estratégicos (quiere deshacerse del equivalente a 1.000 millones de euros) y es un socio clave de EADS y BAE en el caza Eurofighter o en el fabricante de misiles MBDA, por lo que cualquier decisión del consorcio europeo y del grupo británico le afecta directamente.

Movimientos defensivos

Analistas como Andy Chambers, de Redburn Partners, tampoco descartan un movimiento defensivo por parte de algunos de los grandes de la industria en Estados Unidos (Lockheed Martin, Northrop Grumman, la propia Boeing) para frenar el avance que lograría EADS en el mercado norteamericano si la integración con BAE sale adelante.

El año pasado, las fusiones y adquisiciones en aeronáutica y defensa marcaron un nivel récord, con 341 operaciones valoradas en 43.700 millones de dólares (33.440 millones de euros), según el último informe sectorial elaborado por la consultora PwC. El principal acuerdo fue la compra del suministrador aeronáutico Goodrich por la estadounidense United Technologies (UTC), por unos 16.000 millones de dólares (12.240 millones de euros).

Enders: un grupo con una gestión "normalizada"

El consejero delegado de EADS, Tom Enders, se pronunció ayer, por primera vez, sobre los planes de fusión del consorcio aeroespacial europeo con el grupo británico BAE. Y lo hizo en un carta dirigida a los 133.000 empleados del grupo, difundida ayer parcialmente por Bloomberg.

"Estoy satisfecho con el progreso alcanzado en las negociaciones con los países socios hasta el momento", señala en la misiva. Las discusiones con los gobiernos de Alemania, Francia, Reino Unido y España para tratar las dudas sobre el acuerdo "son constructivas y están avanzando", añade.

Para el directivo alemán, si la operación sigue adelante, el actual pacto de accionistas en EADS se podrá disolver "y el gobierno del grupo se verá sensiblemente simplificado y normalizado", apostilla.

La propuesta de fusión pasa por acabar con las prerrogativas que los Gobiernos de Alemania y Francia tienen para condicionar determinados asuntos clave en EADS y establecer un sistema de acciones especiales (una especie de golden shares) que limiten el poder de los de Estados al bloqueo de opas hostiles y a la protección de ciertos intereses nacionales estratégicos que estarían tasados.

Este fin de semana, la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, François Hollande, tienen previsto reunirse para analizar la operación.

"La fusión será la mejor forma de asegurar un buen futuro para nuestros negocios", apunta en la carta Tom Enders.