Vendió hace un año su grupo por un euro a Ángel de Cabo

Ruiz-Mateos dice que tiene un acuerdo verbal para recuperar Nueva Rumasa

José María Ruiz-Mateos ha asegurado que ha alcanzado un acuerdo verbal con el actual propietario de Nueva Rumasa, Ángel de Cabo, para la devolución de las empresas que le vendió por un euro, aunque sin especificar cuales.

El empresario José María Ruiz-Mateos ha asegurado que ha alcanzado un acuerdo verbal con el actual propietario de Nueva Rumasa, Ángel de Cabo, para la devolución de las empresas que le vendió por un euro, aunque sin especificar cuales, según ha indicado en un comunicado.

Ha detallado que el objetivo de esta actuación es "iniciar trámites y estudiar la viabilidad para resolver la problemática de los inversores".

Según el comunicado, en la ultima reunión celebrada el pasado jueves, el director general de Nueva Rumasa, Ivan Losada, comunicó a Begoña Ruiz-Mateos y a su marido, Antonio Biondini, la devolución de las empresas de Nueva Rumasa a José María Ruiz-Mateos y Jiménez de Tejada.

Ha precisado que Losada les ha entregado un listado de las empresas, adquiridas por Ángel de Cabo hace un año, que está siendo analizado.

Según Ruiz-Mateos, en los próximos días se procederá a la "tramitación del acuerdo definitivo para dar inicio a dicha devolución, que se procurará lo más ágil posible".

Ha apuntado que el contrato se ratificará "adjuntando un listado y las condiciones de las empresas que pasarán a ser propiedad única y exclusiva de José María Ruiz-Mateos".

Al mismo tiempo, ha vuelto a pedir a los tenedores de pagarés que se pongan en contacto con él a través del correo electrónico para "establecer comunicación directa acerca de la progresión de las gestiones".

La familia Ruiz-Mateos vendió cerca de doscientas empresas a Ángel de Cabo y a dos colaboradores más, Iván Losada y Fernando Lavernia, por el precio de un euro cada una de ellas.

El pasado mes de julio, Lavernia y su sociedad, Mundelca, (que compraron las sociedades que eran accionistas mayoritarios de Dhul y de Clesa) presentaron una querella contra José María Ruiz-Mateos, seis de sus hijos varones y 2 intermediarios, por presuntos delitos de estafa e insolvencia punible, que aún no está admitida a trámite.

Según los querellantes, las sociedades adquiridas por Mundelca estaban vacías y cuando las compraron no eran propietarias ni de Clesa, ni de Dhul.