Medidas energéticas

Canon al agua y falso céntimo verde al gas

Lo que el Gobierno denomina céntimo verde al gas natural no es más que un cambio del impuesto de hidrocarburos, que ahora solo afecta a los combustibles líquidos. El gas natural (hidrocarburo gaseoso) disfruta de un tipo cero. Con la nueva ley, este combustible para uso distinto a los carburantes (producción eléctrica o doméstico) pagará 0,65 euros/gigajulio. El gasóleo y el fuel (prácticamente marginal en producción eléctrica) se gravarán con 29,15 euros/mil litros y 12 euros/ tonelada.

La patronal del sector, Sedigás, rechazó ayer unas medidas que encarecerá "un 7% el coste del gas para la industria y el doméstico. Además, con nivel de utilización muy bajo (del 20%), los ciclos combinados se verán doblemente afectados, pues pagarán también la tasa fija del 6%. El gravamen del carbón se eleva también para que tenga "un tratamiento similar al gas", según el anteproyecto.

En cuanto al canon a los concesionarios de saltos de agua (la única figura que no es un impuesto), supondrá el 22% del valor económico de la energía hidroeléctrica producida. El canon se reduce un 90% para instalaciones pequeñas, con menos de 50 MW de potencia y a las que se incentiven "por razones de política energética general". El canon será recaudado por los organismos de las cuencas competentes, que se quedarán con un 2% de lo recaudado. El resto irá al Tesoro público.