El riesgo-país se ha disparado 22 puntos, hasta los 430; el selectivo ha caído un mínimo 0,08%

El miedo ataca a la prima de riesgo pero el Ibex resiste la embestida

Las dudas regresan al mercado. ¿Pedirá España el rescate de la deuda? El miedo a que finalmente no lo haga ha disparado la prima de riesgo 22 puntos, hasta los 430. El Ibex ha resistido mucho mejor y ha concluido con una casi inapreciable caída del 0,08%, en los 8.148 puntos.

Ni las bajadas ni las subidas son eternas. Después de que la prima de riesgo del bono español a 10 años corrigiera más de 150 puntos básicos en dos semanas, hoy ha tocado el día del rebote. El riesgo-país se ha disparado 22 puntos en su mayor subida desde el pasado 31 de agosto. El bono a 10 años paga un 5,97%, frente al 5,79% al que cerró el viernes mientras que la rentabilidad del bund alemán ha caído hasta el 1,68% desde el 1,71%.

¿A qué se ha debido esta reacción? El miedo a que España finalmente no pida ayuda al fondo de rescate ha provocado las ventas de la deuda nacional y han subido la rentabilidad -que se mueve de forma inversa al precio- de la deuda a una década. También los bonos a corto plazo -a dos y cinco años- paga más rentabilidad: un 3,35% y un 4,83%, respectivamente. Como siempre, el dinero miedoso corre a refugiarse al activo seguro por excelencia, al sacrosanto bono alemán.

En todo caso, pese a que ha sido una mala sesión para el mercado de deuda, la prima de riesgo ha cerrado en 430 puntos básicos, aún muy lejos de los 552 de finales de agosto o los casi 650 que tocó en julio. Y es que los inversores dan por sentado que Mariano Rajoy pedirá auxilio pero no tienen el 100% de seguridad.

IBEX 35 7.572,50 -0,71%

A las dudas sobre las decisiones del presidente español se añade el eterno problema de la zona euro: Grecia. ¿Cumplirá las condiciones de su auxilio financiero? En el ámbito político, los mercados buscarán referencias sobre la capacidad de los líderes europeos para decidir nuevas medidas y resolver su diferencias, como quedó patente este fin de semana en la reunión del Eurogrupo, donde los socios de la UE que mantienen su propia divisa frenaron la creación de un supervisor financiero único.

El Ibex, tras llegar a caer un 1,3% y bajar a buscar oxígeno hasta el entorno de los 8.000 puntos, ha enfilado la recta final de la jornada con optimismo, terminando en los 8.143,7 puntos, tras dejarse un escueto 0,08%, hasta los 8.148 puntos. El volumen sigue sin terminar de despertar: hoy se han movido 1.795 millones de euros en la Bolsa española, según Infobolsa, frente a los 2.670 millones de media diaria del mismo mes del año pasado. Hay que recordar, eso sí, que la prohibición de las posiciones cortas en cualquier valor decretada por la CNMV el pasado 23 de julio está teniendo una importante repercusión en el importe negociado.

La dirección que tome el mercado en las próximas semanas estará muy sujeto al calendario de las citas políticas. En pocos días, se "publicarán las pruebas de stress test de capital por entidades que determinarán cuáles presentarán déficit de capital y supondrá el punto de partida para conocer el importe que se necesitará del préstamo europeo de hasta 100.000 millones de euros", explica Renta 4.

Curiosamente, el Ibex ha sido, dentro de lo malo, uno de los mejores índices del Viejo Continente. El Euro Stoxx 50 ha bajado un 0,47%; el FTSE británico, un 0,45%; el Cac francés, un 0,78%; y el Dax alemán, un 0,18%. Durante el cierre europeo, suaves bajadas se imponían en Wall Street. El Dow Jones, el S&P 500 y el Nasdaq retrocedían en torno a un 0,1%. El único dato económico relevante para las Bolsas al otro lado del Atlántico ha sido la encuesta manufacturera de Nueva York, que marcó en septiembre -10,41 puntos, frente a los -2 de agosto.

A finales de septiembre, "Moody's anunciará rating de España (lo puso en revisión negativa en junio): una rebaja adicional supondría perder el grado de inversión, si bien el hecho de que el BCE haya renunciado a su seniority (acreedor preferente) en su nuevo programa de compra de deuda y que se haya relajado la política de colaterales podría ayudar a que la agencia de rating mantenga la calificación actual", añade la Renta 4 que además destaca que se conocerá el informe de la Troika sobre Grecia en un entorno de constantes rumores sobre la posibilidad de un tercer rescate y ante la necesidad de cobrar el siguiente tramo de ayudas (31.000 millones de euros retrasados de junio a octubre) que dependerá de la conclusión de la Troika.

El euro, por último, se mantiene estable frente a la divisa estadounidense por encima de 1,31 dólares. El plan de la Reserva Federal de comprar bonos del Tesoro supondrán inyecciones de liquidez en el sistema que penalizan al billete verde frente a la moneda única europea.