El fundador de la cadena era un icono de los precios bajos

Fallece el pionero de los hipermercados franceses, æpermil;douard Leclerc

El fundador de la cadena de hipermercados franceses E.Leclerc, Edouard Leclerc, falleció hoy a los 85 años a causa de una parada cardiorrespiratoria, según confirmó el ayuntamiento de la localidad del noroeste de Francia en la que residía.

Nacido el 20 de noviembre de 1926 en la localidad de Landerneau en una familia numerosa católica, Leclerc se convirtió en Francia en un icono de los precios bajos, un símbolo en el que fundó una potente cadena que hoy se extiende por Francia, Italia, España, Polonia, Portugal, Andorra y Eslovenia.

Considerado el pionero de los hipermercados en Francia y fundador del líder del sector en el país, Leclerc comenzó con una pequeña tienda de ultramarinos abierta junto a su esposa en un pequeño almacén de su ciudad natal.

Allí comenzó a vender a precios de mayorista productos de consumo corriente, gracias a un sistema de compra directa a los productores que le permitió economizar gastos de los intermediarios.

"Puedo hacer bajar el nivel de vida un 20 por ciento", repetía el comerciante a medida que su popularidad se agrandaba en el país.

También se le considera el impulsor del autoservicio y de la venta de productos de marca blanca, y pronto, bajo su nombre, otros comerciantes comienzan a abrir tiendas con el mismo concepto.

El sistema se extendió con rapidez por Bretaña y pronto dio el salto al territorio nacional, donde comenzaron a ponerle trabas por considerar que suponía el fin del pequeño comercio.

Pero Leclerc siguió adelante con su expansión y paulatinamente fue ganando juicios a aquellos territorios que le impedían abrir sus grandes almacenes y a las marcas que rechazaban proporcionarle sus productos.

El concepto de E.Leclerc se fue extendiendo por Francia y ganó rápidamente cotas de mercado.

Muy carismático, acostumbrado a aparecer en los medios de comunicación, Leclerc se definía como el defensor de los consumidores frente a los monopolios, como hizo con los de los combustibles al convertirse en la primera cadena de hipermercados a venderlos a precio libre.

En 2010, el grupo tuvo una facturación de 40.000 millones de euros.