_
_
_
_
La producción rondaría las 5.000 unidades al año

Abat valora fabricar motos eléctricas en España en 2013

El fabricante estadounidense de motos eléctricas Abat estudia instalar una planta de montaje en España que empezaría a fabricar en 2013. Actualmente la producción se realiza en China.

Abat valora fabricar motos eléctricas en España en 2013
Abat valora fabricar motos eléctricas en España en 2013

El mayor fabricante de motos eléctricas del mundo y líder en Asia y EE UU, Abat, estudia instalar una fábrica de montaje en España para abastecer al mercado europeo. En la actualidad, la multinacional estadounidense -especialista en baterías eléctricas de las que abastece al Ejército de su país- cuenta con una factoría en China con una capacidad de producción de medio millón de motos al año. La importadora de Abat para toda Europa, la empresa española Eco Expansión, está analizando posibles ubicaciones para instalar una planta en España donde fabricaría modelos especialmente adaptados al gusto europeo.

Cánones europeos

Vicente F. Navarro, director general de Abat Connection, explica a CincoDías que cuando negociaron con la multinacional estadounidense hace año y medio la concesión para toda Europa, establecieron por contrato que las motos que viniesen a los mercados del Viejo Continente tendrían unos niveles de calidad diferenciados. En su momento pactaron tales parámetros entre ingenieros de la planta china, la dirección estadounidense de Abat y sus propios ingenieros españoles.

Ahora se podría dar un nuevo salto al fabricar en España, lo que ahorraría en los costes de transporte. Además, determinados componentes podrían proceder de España u otros puntos de Europa, lo que redundaría en los niveles de calidad para un mercado tan exigente. La batería actualmente se monta también en China aunque con patente estadounidense.

Los estudios realizados por Abat apuntan a una producción de unas 5.000 unidades en la planta española en una línea de montaje y podría empezar a funcionar en 2013. De hecho, ya cuentan con el apoyo institucional del Ministerio de Industria y de la CE. El autonómico todavía está más difuso, pues no se ha determinado el posible enclave.

El modelo de negocio de la posible planta española se centraría en fabricar bajo pedido, según explican sus responsables. Para ello, los planes pasan por desarrollar una red de distribución en Europa que abastezca de pedidos a la factoría. De momento, el primer mercado europeo de Abat es España y Portugal, donde cuentan en la actualidad con 22 puntos de venta, aunque están negociando para llegar al medio centenar a finales de año.

La exclusividad de la empresa española para Europa entera se irá implementando por tramos. El contrato firmado entre la multinacional estadounidense y su importador español permite que en otros mercados se funden sociedades en las que la española contará con el 51% del capital y se dé entrada a socios locales. Navarro confirma que están manteniendo conversaciones con inversores interesados en Francia, Reino Unido y Países Bajos. La expansión está escalonada por las necesidades financieras, pues en cada concesión ha de depositarse avales para empezar a recibir los pedidos.

Las motos de Abat tienen como puntos fuertes, según la empresa, un precio inferior a la competencia; una red de posventa más desarrollada, pues los concesionarios deben garantizar el mantenimiento; una batería portátil que puede desmontarse fácilmente para ser cargada en cualquier punto de la red eléctrica y unas prestaciones de hasta 100 km por hora con una autonomía entre 70 y 120 kilómetros.

Peticiones de 700 concesionarios de coches

La llegada a Abat de Antonio Romero-Haupold, actual presidente de Faconauto -patronal de concesionarios de automóviles-, ha abierto una línea de expansión comercial de la empresa de motos eléctricas a través de acuerdos con concesionarios de automóviles. En un primer lugar, Abat abrió puntos de venta directamente, luego a través de distribuidores y desde febrero ha abierto la puerta a los concesionarios de automóviles, cuya rentabilidad se ha derrumbado con la fuerte caída de ventas de vehículos.Los concesionarios, sin importar la marca de coches que venden, pueden abrir unos espacios en forma de córner donde instalan las motos Abad. Aquellos interesados forman a sus vendedores y garantizan la posventa de las motos eléctricas, lo que les permite aumentar la facturación.Vicente F. Navarro resalta la alta acogida que ha tenido la oferta entre los concesionarios, pues ha recibido 700 peticiones. De momento, cuenta con 22 puntos de venta y en los próximos meses se duplicarán hasta el medio centenar, cubriendo la totalidad de la geografía española.Los concesionarios han tenido que solicitar permiso a los fabricantes de coches cuyas marcas venden, pues los estándares de las automovilísticas con sus puntos de venta son muy rígidos. Se han encontrado con algunas oposiciones, pero la mayoría ha obtenido el permiso dado los descensos de rentabilidad de las redes comerciales, muchas de ellas en negativo.Navarro destaca que el interés de los concesionarios de coches contrasta con la oposición de los multimarca de motos, reacios a vender unidades eléctricas por considerar que se trata de un negocio distinto al suyo. Y, en definitiva, una competencia directa, especialmente para los compradores de scooters urbanas.

Las cifras

1.457 euros es el precio de uno de los modelos de Abat en España, por debajo de los competidores.150 modelos en total ofrece la gama Abat en todo el mundo.15 son los modelos que se venden en España, adaptados especialmente al gusto europeo.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Archivado En

_
_