Diario de a bordo

El mercado entra en una fase alcista de calado

Los bancos centrales aceleran las compras de deuda.

Los Juegos Olímpicos de París de 1900 no fueron precisamente un modelo de organización y por norma todo transcurrió de forma bastante caótica en una ciudad que andaba más preocupada, según cuentan algunos cronistas, por la construcción de su nuevo metro que por estas pruebas que en aquella época no levantaban pasiones.

Muchos participantes no encontraron alojamiento y tuvieron que pasar alguna noche en la calle. El caos fue tan grande que la organización no tenía trofeos y empezó a repartir premios que habían donado habitantes de París a nivel particular. Ante tal desastre, en sucesivas ediciones se decidió tomar las cosas más en serio.

En los mercados puede que haya un antes y un después durante bastante tiempo de esta semana. Y es que los bancos centrales han decidido terminar como en la anécdota con la confusión y caos reinante y tomar medidas contundentes a ambas orillas del Atlántico. Las medidas del BCE de compras de bonos previa petición de ayuda y condicionalidad, y la QE3 de la Reserva Federal, podrán ser mejor o peor desde el punto de vista macro, no entraremos aquí a valorarlo. Pero desde el punto de vista de lo que van a hacer la Bolsas, nos interesa mucho porque para los próximos meses son muy alcistas, como se ha visto esta semana.

Hay que recordar lo que ha sucedido con los LTRO del BCE, o con las dos QE anteriores de la Fed. En todos los casos las Bolsas lo celebraron por todo lo alto durante meses. Es mucha liquidez que entrará diariamente en el caso de la QE3, nada menos que 85.000 millones de dólares mensuales.

Pero estos acontecimientos clave no solo afectan a las Bolsas. Otro efecto inmediato que suelen tener, en el caso de la QE3 en concreto, es que debilita al dólar. Por ello el euro ha empezado a recuperarse con violencia y tiene un momento técnico interesante.

En el gráfico de arriba pueden verlo. Ha roto al alza la zona de directrices bajistas. Ha roto la media de 200 que es la línea roja, y de momento se ha parado en la primera línea punteada que es el retroceso de Fibonacci del 38,2% de todo el tramo de bajada anterior que seguramente le costará pasar. Si lo consiguiera en algún momento, el siguiente objetivo sería muy claramente el nivel de retroceso de 50% que estaría en 1,35.

Por debajo tiene una fuerte zona de soportes en el entorno 1,29 a 1,30. Mientras no lo pierda sigue siendo claramente alcista. El ADX pasando por encima de 20 nos valida la tendencia alcista.

La semana que viene no es una cualquiera para las Bolsas. Es semana de vencimiento de derivados bursátiles trimestral, lo cual casi siempre da pie a muchas cosas extrañas y manipulaciones.

Es destacable igualmente que si vemos el comportamiento semanal de las manos más fuertes, este ha sido claramente alcista con las ventas menores en más de año y medio, lo cual es bueno para las Bolsas.