Mercados

El optimismo regresa a la Bolsa y devuelve al Ibex a los 8.000

El índice avanza hasta máximos de marzo, mientras el rendimiento exigido al bono sube al 5,78%.

Aires renovados en el mercado bursátil. El Ibex ganó un 2,75% en la última sesión de la semana y cerró en 8.154,5 puntos, un nivel que no veía desde el pasado mes de marzo. La ganancia acumulada en la semana, la tercera consecutiva al alza, es del 3,44%. Después de que hace una semana, el BCE devolviera algo de tranquilidad a los mercados anunciando un programa de compra de bonos, pensando especialmente en España e Italia, esta semana ha continuado con muy buenas noticias, como el visto bueno del Tribunal Constitucional de Alemania al fondo europeo de rescate (MEDE), el miércoles pasado, y, al día siguiente, el anuncio por parte de la Fed de la tercera ronda de expansión cuantitativa (QE3).

Todo esto no evitó que a última hora del viernes volvieran a surgir temores relativos a España. El rumor que circuló en las mesas de negociación fue que la agencia Moody's podría rebajar la calificación de la deuda soberana española. Casi de inmediato, la rentabilidad exigida subió 20 puntos en el caso del bono a dos años, hasta el 2,99%; 21,5 puntos en el tres años, hasta el 3,69%; 24 puntos en el cinco años, hasta el 4,48%; 17,5 puntos en el bono a siete años, hasta el 5,22% y, por último, se incrementó en 15,4 puntos en el caso del bono a 10 años, hasta el 5,78%. Eso sí, el hecho de que el rendimiento exigido al bund alemán, que esta semana ha pasado del 1,54% al 1,70%, ha permitido que la prima de riesgo, que es la diferencia entre España y Alemania, no se descabalgue demasiado: cerró el viernes en 407,9 puntos, después de haber alcanzado los 394 poco antes de la apertura. En julio, el spread llegó a cerrar en 638.

En Nicosia (Chipre), el ministro español de Economía, Luis de Guindos, prometió ante sus colegas del Eurogrupo que el Gobierno aprobará un nuevo plan de ajuste antes de que termine septiembre, "basado en las recomendaciones de la Comisión Europea". El Ejecutivo aún aspira a cumplir con el objetivo de déficit del 6,3% pactado con Bruselas, si bien el escepticismo es cada vez mayor en el mercado. Para apuntalar las perspectivas negativas de los expertos, el viernes se conoció el dato de que la deuda pública está en máximos de un siglo, al rebasar por primera vez en su historia los 800.000 millones y alcanzar el 75,9% del PIB, y eso que aún no se ha desembolsado dinero del plan de rescate financiero, que podría añadir otros 10 puntos porcentuales. La deuda pública se ha duplicado en cinco años.

Aunque hay ciertas noticias alentadoras, el temor persiste. "Nos cuesta pensar que las últimas subidas están justificadas", valora Victoria Torre, del Self Bank. "No tiene mucho sentido que el Ibex se sitúe por encima de los 8.000 puntos, habida cuenta de que los resultados corporativos no están siendo muy buenos y a nivel macro espera un final de año muy complicado", concluye.

El Ibex lleva encima una subida del 36,9% desde que tocó los 5.956,3 puntos el pasado 24 de julio. Esta recuperación casi vertical debería dar paso a un periodo de consolidación. "El Ibex está recuperando parte del tramo bajista iniciado en octubre del año pasado. El cambio de tendencia está en marcha", confirma âscar Germade, de Cortal Consors, que enseguida advierte: "Pero el nivel actual no es un nivel para entrar, es un nivel para reducir posiciones a la espera de que el mercado se asiente".

El director de renta variable de Bolsa General, David Galán, señala en los 8.450 puntos como la próxima resistencia verdadera del selectivo español, pero coincide en que es demasiado tarde para apuntarse a las ganancias del mercado. "Es como subirse en la cresta de la ola, hay que esperar a que corrija".

El rescate

La gran incógnita es si España pedirá el rescate en los términos que el BCE anunció hace dos semanas. El miércoles pasado, el Tribunal Constitucional alemán dio luz verde al fondo europeo de rescate en un dictamen provisional, un paso imprescindible para que España pueda solicitar ayuda. El jueves, la Fed anunció que invertirá 40.000 millones mensuales en la compra de bonos hipotecarios hasta que la mejora del empleo se consolide en EE UU, al tiempo que anunció tipos al 0% al menos hasta mediados de 2015. En Nicosia, Guindos aseguró que nadie, "absolutamente nadie" le ha presionado para que pida el rescate. Pero la reacción del viernes fue toda una demostración de que las treguas que concede el mercado pueden evaporarse a toda velocidad.

El Tesoro confirmó el viernes que el próximo jueves día 20 subastará bonos a tres y 10 años. En las jornadas previas a las colocaciones suele darse un incremento de la presión sobre los bonos, con el objetivo de que el Tesoro termine concediendo una rentabilidad mayor. Eso es fácil de lograr en un mercado tan estrecho como es el de la deuda soberana española. Para hacerse una idea, el máximo volumen negociado esta semana en el bono a 10 años apenas ha superado los 320 millones; el lunes, solo se movieron 15 millones de euros, según los datos que facilita diariamente el Banco de España.

Claves del mercado

Reacción en los bancos

El descenso de la prima de riesgo ha dado un impulso a los bancos. En la semana, Bankinter mejora un 7,55%; Sabadell, un 4,99%; Bankia, un 3,85%; Santander, un 3,4%; BBVA, que anunció un dividendo de 0,1 euros, un 2,61%; CaixaBank, un 1,64% y Popular, un 0,84%.

Empuje del euro

La moneda europea ha rebasado esta semana la frontera de 1,3 dólares por primera vez desde mayo y el viernes se situó en 1,314 dólares. Los mínimos del euro coinciden con los del Ibex: el pasado 24 de julio cotizó a 1,206 dólares. La subida acumulada es del 8,9%.

Máximos bursátiles

Los números rojos del Ibex en el año (-4,8%) son en solitario. El Cac, el Footsie y el Euro Stoxx están cerca de máximos del año y el Dax se encuentra en el nivel más alto desde julio de 2011. El Dow Jones y el S&P están en máximos de cinco años y el Nasdaq, de 12 años.