El tsunami digital

La tecnología digital remueve los cimientos de la formación académica. La economía real está migrando a Internet y a las redes sociales y exige la respuesta de profesionales formados con un nuevo bagaje. La Unión Europea estima que las competencias tecnológicas y digitales frenarán el desempleo juvenil, que alcanza al 40% en la UE.

La vicepresidenta de la Comisión Europea y responsable de la Agenda Digital, Neelie Kroes, ha evaluado en 700.000 los puestos de trabajo requeridos por la economía digital de la UE en 2015. José María Lassalle, secretario de Estado de Cultura del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, lo recordaba en el 26º Encuentro de las Telecomunicaciones, recientemente celebrado en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo. "Internet emplea a 32 millones de personas en el mundo, cifra que se duplicará en 2016. En España emplea a 100.000".

Entre quienes lo escuchaban estaba Ignacio Pérez Dolset, cofundador del imperio español de contenidos digitales ZED y de la universidad U-Tad, que se estrena este otoño con cinco grados y siete másteres para el sector de los contenidos digitales, en los que se han inscrito 300 alumnos. "Digitalizar una empresa ya no es comprar ordenadores y diseñar la web. Las empresas del siglo XXI requieren expertos formados en las áreas de estrategia digital, marketing digital, programación, desarrollo visual y gestión de diseño de contenidos. En cada una de ellas se abre un abanico de profesiones que son totalmente nuevas porque superan al mero aprendizaje de herramientas", asegura Ignacio Pérez Dolset.

Un ejército formado por profesionales de nuevo cuño, "que supondrá del 15% al 20% de la población activa española en pocos años", puntualiza Pérez Dolset. Un ejemplo: profesionales para dinamizar la empresa o medir sus impactos promocionales en Internet y en el mundo 2.0. Otro: desarrolladores de contenidos digitales y en 3D que, además de cine y videojuegos, harán animación de webs, contenidos pedagógicos, programas de simulación para aeronáutica o simples maniquís para probar ropa en la venta online. "Estos perfiles ya existen en Estados Unidos, Corea y Canadá, y en menor medida, en Australia, Reino Unido y Singapur", añade. Pérez Dolset.

Para ponerse a la altura de estos países, Europa debe hacer sus deberes en los planes de estudios y promover vocaciones. El Instituto Nacional de Estadística recoge que solo el 22% de los titulados europeos son de carreras técnicas, incluidas todaslas ramas de ciencias. Una ecuación que debe invertirse con la promoción de los estudios técnicos desde la escuela, tal y como se hace con el programa e-Skills de la Comisión Europea. Lo apoya la industria tecnológica, y en España lo ha impulsado la patronal del sector Ametic.

No es la única acción realizada desde la empresa. "La fundación de Ametic apoya este tipo de formación entre adultos, y en colaboración con el Servicio Público de Empleo, para responder a las distintas olas tecnológicas de los últimos 10 años. En este periodo hemos ayudado a reciclar a 11.000 profesionales, con éxito,el 85% de ellosha encontrado empleo", asegura Juan Gascón, director de innovación y formación de Ametic.

La novedad es que la revolución digital de hoy "va mucho más allá de las anteriores oleadas tecnológicas, porque implica a la forma de trabajar en todos los sectores. El cambio es tan brusco que no ha dado tiempo a desarrollar los perfiles profesionales adecuados en todas las ramas, ni en la formación profesional ni en la universidad. Por eso, hay un desenfoque entre las enseñanzas regladas y lo que necesitan los empresarios", añade Gascón.

Un estudio de Ametic sobre esta carencia profesional ha detectado la necesidad de perfiles como el de trafficker (encargado de redirigir el tráfico web), especialista en big data (un humanista digital que extrae conclusiones de la información de Internet para adecuar la oferta empresarial) o experto en uso y experiencia de usuario (asegura la facilidad de utilización de un consumidor en todo tipo de plataformas).

El informe de recomendaciones del grupo de expertos de alto nivel de la Agenda Digital Española, presentado el pasado mes de junio, hizo un llamamiento en la misma línea. "No tiene sentido que más de la mitad de los jóvenes estén desempleados mientras las empresas son incapaces de encontrar perfiles específicos del entorno digital. La mayor demanda procede del área de contenidos, pero la oferta también es insuficiente para hacer las smart cities (ciudades inteligentes) del futuro, responder a las nuevas fuentes de energía o formar una industria fuerte de biotecnología", asegura Jorge Pérez, coordinador del informe.

La oferta deberá cubrirse desde la universidad y la formación profesional. "La Comisión Europea está enfatizando la formación de profesionales que apoyen a las pymes en la redefinición de sus modelos de negocio para adecuarse al escenario digital. Incluso las micropymes deberán dar el salto al e-commerce", asegura Ana Landeta, directora de innovación de la Universidad a Distancia de Madrid (Udima), que participa en la realización de la Agenda Digital. Udima lanzará en febrero un abanico de másteres para paliar esta demanda.

La necesidad es acuciante. Los proyectos de investigación de los alumnos de la Escuela Universitaria de Diseño e Innovación ESNE ya son aprovechados por las pymes. "Están desarrollando un curso de negociación para el portal de educación de una pequeña empresa de formación, y un vestidor virtual que podrá ser utilizado en el e-commerce de pymes", cuenta Daniel Parente, profesor de ESNE.

Quien venda en la calle, sea grande o pequeño, deberá desdoblar su actividad en Internet. La tienda online de Zara se ha situado a la cabeza de ventas de todas las de la firma. Una hiperactividad que multiplicará los frentes de nuevas profesiones. "Un estudio de US Bureau of Labor Statistics predice que la demanda de profesionales en investigación de mercado, un sector que emplea a 273.000 personas solo en EE UU, crecerá un 30% hasta 2018 para responder al comportamiento de compra del consumidor digital", explica Camila Uribe, directora de admisiones de IE University. Otro de los sectores más afectado es el de la comunicación "Cada vez será más visual", puntualiza Uribe.

Universidades y escuelas de negocios no dan abasto para responder a tal demanda. Por eso, unos profesionales vascos optaron por importar a Bilbao DigiPen Institute of Technology, radicado en Redmon (EE UU). El prestigioso centro de contenidos digitales imparte titulaciones estadounidenses desde el País Vasco a toda Europa.

Los profesionales digitales carecerán de fronteras. "La formación española debe adaptarse a las nuevas necesidades internacionales, dada la retracción del español, porque vivimos en un mercado globalizado. Se multiplicarán los nichos de formación en profesiones ligadas al mundo digital e internacional", explica Alberto Álvarez, socio director de Círculo Formación.

"Los profesionales digitales deberán tener visión del negocio internacional para implantar sus empresas en otros mercados, sea de forma online o con la maleta en la mano", predice Ramón Aragón, director de ESCP Europe. Esto es solo el principio. "La tecnología hará surgir profesiones que hoy, todavía, no pensamos", puntualiza José Cantera, socio responsable de tecnología de KPMG.