También el servicio postventa para atender a sus clientes actuales

Google mantendrá abierta la división Home de Motorola España

Google ha decidido cerrar la filial española de Motorola Mobility con efecto a partir del 31 de diciembre. La medida parece que no afectará a la división Home de Motorola, dedicada a la venta de descodificadores de televisión y soluciones de vídeo multiformato, ni al servicio postventa del fabricante de móviles.

Google ha tomado la decisión de cerrar la filial de Motorola Mobility en España, al igual que en el resto de los países de la llamada región EMEA (Europa, Oriente Medio y África), salvo tres países (Alemania, Francia y Reino Unido), según avanzó la web especializada en telefonía móvil Zonamovilidad.com el pasado jueves. El cierre definitivo, que parece tendrá efecto a partir del 31 de diciembre, no afectará a la división Home de Motorola, dedicada a la venta de descodificadores de televisión y soluciones de vídeo multiformato, según explican algunas fuentes a CincoDías. Las mismas fuentes aclaran que la intención del gigante de internet, que compró Motorola Mobility el pasado mayo por 12.500 millones de dólares (9.700 millones de euros), es vender esta unidad de negocio.

La medida, que ha sorprendido al mercado, se produce pese a que Motorola es uno de los fabricantes que más estaba creciendo en Europa en estos momentos. De hecho, la consultora GFK sitúa a la compañía en el top 5 de Europa en ventas de teléfonos móviles, tras el éxito de terminales como el RAZR Maxx, el Motolux o el Defy+. En España, Motorola, que ocupa la octava posición en el ranking de venta de móviles, según la citada consultora, suma en estos momentos una cuota de mercado del 3,1%. Europa Press informó este viernes que España es el país de Europa en el que el Motorola vende más unidades de móviles.

Según explicó Zonamovilidad, Google ha tomado la iniciativa de cerrar la filial española de Motorola, que cuenta con una plantilla de unos 65 trabajadores (si se cuenta la unidad Home;_unos 30 solo en móviles), tras decidir centrar su actividad en terminales de gama alta y en smartphones con tecnología de cuarta generación LTE. Igualmente, parece haber influido la pésima imagen que sobre España está llegando a la sede de la multinacional.

El cierre de la filial de Motorola, un icono de esta industria por ser pionera en telefonía móvil, supone que a partir del 31 de diciembre los terminales del fabricante no estarán disponibles en los estantes de ningún distribuidor español (salvo quizás Amazon), aunque fuentes próximas a Google y Motorola aseguran que mantendrán los servicios de posventa para atender a sus clientes actuales.

Aunque ninguna de las dos empresas ha querido confirmar la noticia, el buscador sí anunció tras comprar Motorola un plan de reestructuración para el fabricante de móviles que conllevaría una reducción de plantilla de 4.000 trabajadores y el cierre de oficinas, con el fin de devolver la rentabilidad a la compañía.