Una delegación española asiste al congreso del capital riesgo en Jersusalén

El capital riesgo español, con los ojos como platos en Israel

Una delegación española de organismos gubernamentales y de la asocación nacional del capital riesgo asiste estos días al congreso anual de la asociación de capital riesgo israelí, que se celebra en Jerusalén. "El nivel es increíble, tanto el gobierno israelí como las universidades están volcadas con el sector", comenta Maite Ballester, presidenta de la firma 3i en España y de Ascri.

"Para todos nosotros está siendo una visita aleccionadora", comenta Maite Ballester, presidenta en España de la firma británica de capital riesgo 3i y de Ascri, la asociación que agrupa en España a la mayoría de sociedades de capital riesgo que operan en el país, en una conversación telefónica mantenida hoy con este diario.

Ballester, junto con otros representantes de organismos españoles gubernamentales, como el ICO, el CDTI o Enisa, han acudido a la celebración del congreso anual de la asociación israelí de capital riesgo, la HTIA 2012 Conference, en Jerusalén. "Se respira una energía que rejuvenece a cualquiera", comenta la presidenta de Ascri, "aquí a las seis y media de la mañana hay gente trabajando y en las conferencias todo el mundo trata de cerrar negocios". A la cita, tres días de congreso, también han acudido el Institut Catalá de Finanzas; la sociedad pública de desarrollo de Navarra Sodena o la Sociedad Estatal para la Promoción y Atracción de las Inversiones Exteriores Invest in Spain.

"Estamos muy ilusionados, es la primera vez que viene a Jerusalén una delegación española tan importante", dice Yifat Alon Perel, agregada comercial de la Embajada de Israel en Madrid, también presente estos días en Jerusalén. "Creemos que unir el mundo privado con el público, sobretodo cuando se trata de invertir en proyectos tecnológicos que en unos primeros momentos pueden ser arriesgados, son muy positivos", comenta. "El Estado debe participar en proyectos en los que los grupos privados no suelen hacerlo en momentos iniciales", dice. "Hace 30 años en Israel no existían fondos de capital riesgo y hoy en día es el segundo mayor mercado de venture capital del mundo, tras Estados Unidos.

Mientras que Ascri lleva años persiguiendo a los Gobiernos de turno españoles para que tomen conciencia de la importancia de facilitar la inversión del capital riesgo en proyectos empresariales de nueva creación, en Israel la sintonía entre Gobierno y firmas de esta industria es total. Como lo muestra el hecho de que el congreso de la HTIA fuera ayer inaugurado por el presidente del país, Benjamín Netanyahu. O de que hoy el presidente del grupo eBay, John Donahoe, haya ofrecido una conferencia a los asistentes. "Se nota que hay mucha unidad entre los distintos fondos de inversión israelíes, entre el Gobierno y el sector, o entre las firmas de venture capital y las universidades", señala Maite Ballester.

Israel, un país con siete millones de habitantes, dedica un 4,5% de su PIB a inversión en innovación, la tasa más alta del mundo. "Israel no tuvo más remedio hace unos años que apostar por esa inversión", comentó este año en un encuentro en Madrid Ehud Levy, socio de la firma de capital riesgo israelí Vertex. "No tenemos recursos naturales, ni un gran mercado local y nuestros vecinos no es que sean muy amistosos con nosotros", dijo. "Gracias a esa apuesta en Israel se crean ahora 600 empresas tecnológicas cada año", añadió.