Medidas de reesctructuración

HP y Kodak ponen en marcha nuevos recortes de plantilla

HP, el mayor fabricante de ordenadores personales del mundo, confirmó ayer que planea recortar 29.000 puestos de trabajo hasta 2014 en el marco de su plan de reestructuración, lo que supone el despido de 2.000 empleados más de lo anunciado antes por la compañía. "HP calcula que eliminará aproximadamente 29.000 empleos en relación con el plan de reestructuración hasta el año fiscal 2014, de los que parte corresponderán a bajas voluntarias y prejubilaciones", informó la multinacional en un documento registrado ante la Comisión de Valores de EE UU (SEC)", informó Europa Press.

El fabricante de PC calcula que con este plan asumirá un impacto negativo de 3.700 millones de dólares (2.913 millones de euros) hasta finales de 2014, de los que el 89%, unos 3.300 millones de dólares (2.598 millones de euros), corresponderán a gastos por reducción de plantilla.

HP, que podría verse superada este año por Lenovo como líder en el mercado de PC, cerró el tercer trimestre de su ejercicio fiscal con unas pérdidas de 8.900 millones de dólares (7.000 millones de euros), frente a las ganancias de 1.496 millones de euros del mismo periodo del año anterior. Los resultados de la multinacional incluyeron un cargo de 6.300 millones de euros por la pérdida de valor de su división Enterprise Services, así como un mayor impacto del previsto inicialmente del citado programa de reestructuración, anunciado el pasado 23 de mayo.

También junto a HP, la compañía estadounidense de servicios fotográficos Eastman Kodak, que el pasado enero solicitó el concurso voluntario de acreedores, ha anunciado nuevas medidas de reesctructuración que supondrán el recorte de 1.000 puestos de trabajo adicionales, informó la empresa, que ha reducido su plantilla en lo que va de año en 2.700 empleados.

Reorganización

Kodak llevará también a cabo una reorganización de su equipo gestor, que supone la salida de varios ejecutivos, entre ellos la directora financiera Antoinette P. McCorvey. "Ello contribuirá a acelerar la creación de una estructura de costes sostenible", dijo el presidente, Antonio M. Pérez.