Solicita al juez que el concurso de acreedores, con 50 millones de pasivo, sea culpable

El Gobierno vasco pide cinco años de inhabilitación para el gestor de Epsilon

El Gobierno vasco ha solicitado al juez que Joan Villadelprat quede inhabilitado para administrar sociedades durante cinco años por el concurso de acreedores de Epsilon. La sociedad, actualmente en liquidación, se acogió a la protección judicial en otoño de 2011 con un pasivo cercano a los 50 millones.

El Gobierno vasco pide cinco años de inhabilitación para el gestor de Epsilon
El Gobierno vasco pide cinco años de inhabilitación para el gestor de Epsilon

Una vez finalizado el informe de liquidación de los administradores judiciales de Epsilon Euskadi, el Gobierno vasco solicitó el jueves al Juzgado Mercantil número 1 de Vitoria que se califique como culpable el concurso de una sociedad nacida para intentar situar al País Vasco en la vanguardia tecnológica del automovilismo de competición. El proyecto, liderado por Joan Villadelprat, recibió ingentes ayudas públicas (Gobierno central y vasco, Diputación Foral de Álava y Ayuntamiento de Vitoria). Estos créditos y avales institucionales suponen el grueso de su pasivo.

Si el juez atiende a los razonamientos del Ejecutivo vasco, Villadelprat, además de ser inhabilitado durante cinco años para administrar sociedades, debería responder con su patrimonio la parte no satisfecha en el proceso de liquidación. Fuentes consultadas aseguran que, en un principio, el Gobierno vasco había barajado solicitar que la inhabilitación se extendiera hasta 15 años, el máximo que permite la Ley Concursal.

La demanda del Ejecutivo vasco se ha instrumentado a través del Parque Tecnológico de Álava, una de sus sociedades públicas atrapadas en el concurso. A esta empresa le corresponden 16,3 millones de los créditos impagados. Según aseguró en junio el consejero de Industria, Bernabé Unda, en el Parlamento vasco, el riesgo procede de un acuerdo firmado ante notario a primeros de 2009 por el entonces responsable de la Red de Parques Tecnológicos del País Vasco, el presidente de Epsilon, Joan Villadelprat y los responsable de Vital y Kutxa, hoy Kutxabank.

El rumbo de la firma se perdió al no acceder a la Fórmula 1

En el documento se anotaron dos hipotecas, de ocho millones cada una, para la compra de parte del terreno y la construcción del edificio. En la citada acta el Parque Tecnológico de Álava se comprometió a que, en el caso de que el proyecto Epsilon fracasara, el propio parque acudiría a la subasta y pujaría por las instalaciones por un importe de entre 14,6 millones y 22,5 millones para liberar así de cargas a la entidad financiera. Esta operación ya ha sido pactado con Kutxabank con el objetivo de que los activos pasen a manos públicas.

La calificación de culpable en un concurso de acreedores se adopta, entre otros supuestos, por no llevar contabilidad o esta fuera doble o tuviera irregularidades relevantes, cuando el deudor hubiera cometido una inexactitud grave o presentado documentos falsos en la solicitud de concurso o posteriormente, o cuando hubiera alzamiento de bienes. Medios cercanos al procedimientos aseguran que Villadelprat prolongó la delicada situación de Epsilon cuando la compañía no encontraba una salida de futuro aduciendo que la entrada en su capital de nuevos inversores que avalaran el proyecto, una solución que nunca llegó a materializarse, era solo cuestión de tiempo.

Equipo de Fórmula 1

El declive de Epsilon Euskadi tuvo su final cuando el grupo no consiguió en 2010 el beneplácito de la Federación Internacional de Automovilismo (FIA) para convertirse en el décimo tercer equipo en la parrilla de salida de la Fórmula 1 (F1). Su presidente señaló entonces que habían explicado a la FIA "nuestra situación, incluida la financiera, dejando claro que nos comprometemos a proporcionar el presupuesto necesario".

El objetivo final de Epsilon, tras un exitoso paso por la Fórmula Renault y por las 24 Horas de Le Mans, era alcanzar la máxima competición del automovilismo. Villadelprat, sin embargo, señaló que si no se llegaba "Epsilon es más que la F1; somos 130 personas y no arriesgaremos nuestra estabilidad por algo que no es realizable". Hoy, está en liquidación.

El primer túnel de viento en España como activo

El principal activo de Epsilon Euskadi, aparte de los terrenos, es la nave en la que se ubica el primer túnel de viento de carácter comercial que se ubica en España y uno de los últimos construidos en el mundo. Diseñado por la ingeniería vasca Idom bajo la estricta supervisión de Joan Villadelprat tras su experiencia con los principales actores de la Fórmula 1, estaba llamado a convertirse en un referente en la investigación aerodinámica.

El túnel, con suelo rodante que permite el deslizamiento de los prototipos y maquetas en prueba a la misma velocidad del viento, se nutre de un motor con una potencia de 1.000 caballos, que crea un corriente de aire con una velocidad de 270 kilómetros por hora.

CincoDías intentó sin éxito el viernes contactar con Joan Villadelprat, propietario de Epsilon, para conocer su versión sobre el concurso de la firma.

Principal acreedor

El Ejecutivo de Vitoria y otras instituciones son los principales acreedores de Epsilon con más de 30 millones de euros sobre un pasivo total cercano a los 50 millones. Antes del concurso de acreedores había acumulado pérdidas de ocho millones.