La tensiones regresan al precio del petróleo