Las tres comunidades rechazaron recaudar el tributo este año

Madrid, Baleares y Valencia renuncian a 444 millones del impuesto de patrimonio

El impuesto sobre el patrimonio ha permitido recaudar 581,4 millones a las comunidades autónomas este año. Sin embargo, Madrid, Comunidad Valenciana y Baleares renunciaron a aplicar este impuesto. En caso contrario, hubieran logrado 444 millones.

La recuperación temporal del impuesto sobre el patrimonio aprobado por el anterior Gobierno ha permitido recaudar 581,4 millones a las comunidades, según los últimos datos de la Agencia Tributaria recabados por CincoDías. Solo Madrid, Valencia y Baleares rechazaron aplicar en su territorio este tributo que grava las rentas superiores a 700.000 euros. Tomando como referencia la distribución territorial de los ingresos por el impuesto sobre el patrimonio de ejercicios anteriores, Madrid hubiera recaudado 310 millones, Valencia otros 104 millones y, Baleares, 29 millones.

Los respectivos gobiernos autonómicos entendieron que la recuperación del impuesto aprobado para los ejercicios fiscales de 2010 y 2011 por el anterior Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero era un error y, por ello, mantuvieron una bonificación del 100% sobre la cuota a pagar.

Valencia da marcha atrás

La recaudación que hubiera obtenido la Comunidad Valenciana de haber aplicado este tributo equivale a la mitad del recorte aprobado por el Ejecutivo de Carlos Fabra en los salarios públicos. Otras medidas tributarias del Ejecutivo valenciano como la puesta en marcha del céntimo sanitario -un recargo sobre los carburantes- o la subida fiscal en el impuesto de transmisiones patrimoniales y actos jurídicos documentado presentan una capacidad recaudatoria menor que la ofrecida por el impuesto sobre el patrimonio.

Sorprendió que el anterior Gobierno valenciano de Francisco Camps renunciara a este tributo en un momento en que ya era evidentes la falta de recursos públicos. De hecho, la Comunidad Valenciana ha dado marcha atrás y sí que aplicará el impuesto en el ejercicio fiscal de 2012, que se recauda en 2013.

El consejero de Economía de la Comunidad de Madrid, Percival Manglano, asegura que los contribuyentes madrileños seguirán sin pagar este tributo. Madrid, a diferencia de la Comunidad Valencia, no ha subido los tributos propios. El ahorro, en su caso, se centra casi exclusivamente en el lado del gasto. En cualquier caso, los ingresos que Madrid dejará de recaudar este año superan con creces el impacto económico de elevar el precio del transporte público o de reducir las becas para libros y comedor. Entre este año y el próximo, las arcas públicas madrileñas dejarán de ingresar 620 millones de euros por la negativa a aplicar el impuesto sobre el patrimonio.

Este tributo nació en 1979 con carácter excepcional y, sin embargo, se mantuvo hasta 2008, cuando el Gobierno de Zapatero lo suprimió. Por aquel entonces, el Ejecutivo argumentó que el impuesto sobre el patrimonio afectaba a las clases medidas ya que las grandes fortunas lograban sortearlo con relativa facilidad. La ex ministra de Economía, Elena Salgado, lo recuperó con carácter temporal -volverá a suprimirse en 2013- y elevó el umbral a partir del cual el contribuyente está obligado a declarar de 108.182,18 euros a 700.000 euros.

Cataluña asegura que pagará las nóminas

La presidenta del PP catalán, Alícia Sánchez-Camacho, aseguró ayer que Hacienda ultimaba con la Generalitat un anticipo de 120 millones de euros. El departamento de Cristóbal Montoro negó tal extremo y aseguró que el adelanto de ese importe corresponde a una "operación ordinaria". El Gobierno central transfiere de forma periódica recursos a las comunidades en virtud del modelo de financiación vigente.

El portavoz del Gobierno catalán, Francesc Homs, acusó a la líder del PP catalán de actuar de forma imprudente en un momento de elevada tensión entre el Gobierno central y la Generalitat catalana, que reclama un sistema de financiación similar al que existe en el País Vasco.

Respecto a los problemas de liquidez que sufre Cataluña, Homs aseguró de forma rotunda que la Generalitat tiene capacidad para pagar las nóminas el próximo 30 de septiembre. Sin embargo, el consejero de Economía, Andreu Mas-Colell, instó el pasado lunes a Hacienda a transferir ya los 5.023 millones que Cataluña ha reclamado del fondo de liquidez autonómico aprobado por el Consejo de Ministros en julio. Si ello no fuera posible, Mas-Colell propuso que el Tesoro concediera a Cataluña un "crédito puente" para aguantar este mes. La grave situación que atraviesa la Generalitat es similar a la que sufren los Ejecutivos autonómicos de la Comunidad Valenciana o Andalucía, que también precisan de forma urgente recursos para cumplir sus obligaciones de pago.

Las cifras

30% es el porcentaje que ingresó Madrid del total de la recaudación por Patrimonio en 2008, último año que estuvo en vigor.

2,5% es el tipo máximo que rige sobre los contribuyentes que deben tributar por el impuesto de patrimonio.

581,4 millones ha recaudado Hacienda este ejercicio por el impuesto sobre el patrimonio.