Banca internacional

Citi vende su cartera de crédito al consumo en España al fondo de capital riesgo Apollo

El fondo de capital riesgo Apollo Global Management (AGM) sigue de compras por España. 18 meses después de que acordara la compra del negocio de tarjetas de crédito de Bank of America, el grupo estadounidense repite la operación, aunque esta vez con el también norteamericano Citigroup.

Según ha podido saber CincoDías, la filial española de Citi va ha anunciar hoy la venta de su negocio de crédito al consumo a AGM. En la operación, podrían estar también incluido parte del negocio de tarjetas de crédito.

La compañía comunicó ayer a algunos empleados la cesión de este negocio, que se oferta a través de su financiera Citifinancial. Aunque la propiedad de la cartera de créditos pasará a AGM, en un principio la gestión de la misma seguirá a cargo del personal de Citi, aunque el fondo podría cambiar de criterio.

CITIGROUP INC. 67,77 1,59%

El grupo estadounidense había decidido hace ya dos ejercicios irse desprendiendo progresivamente de su negocio hipotecario y de crédito al consumo, para centrarse en la banca privada y el asesoramiento a grandes compañías.

En cuanto al comprador, la firma Apollo lleva tiempo tanteando el mercado español y realizando algunas operaciones. La de mayor relevancia fue la compra de MBNA, la filial de tarjetas de Bank of America, por la que pagó 400 millones de euros.

Además, AGM también ha realizado otras operaciones, como la compra de créditos fallidos de Bankinter y de Banesto.

Por otra parte, Apollo es una de las firmas que está interesada en colaborar en alguna medida con la sociedad de gestión de activos -el conocido como banco malo-, que en los próximos meses va a comprar los activos tóxicos (fundamentalmente los vinculados con el ladrillo), de las entidades financieras españolas no viables.

El Gobierno está buscando tanto socios para la constitución del capital de esta sociedad (donde espera que el capital privado tenga al menos un 50%), así como potenciales inversores que estén interesados en comprar algunos de los activos que entren en el balance de del citado banco malo.

Fuentes oficiales de Citi, consultadas por este periódico, no pudieron confirmar la operación.