Adapta su estructura ante "la difícil situación económica y la nueva regulación"

Boehringer despide en España a 120 comerciales tras el 'medicamentazo'

La crisis y los recortes de gasto público sanitario, entre los que se incluyen las recientes medidas de copago de los fármacos, hacen mella en las cuentas de las farmacéuticas sitas en España. La multinacional Boehringer Ingelheim comunicó ayer que despedirá a 120 empleados de su red comercial en España ante "la difícil situación económica y la nueva realidad regulatoria".

La multinacional farmacéutica alemana Boehringer Ingelheim anunció ayer en un comunicado que tiene previsto reducir su plantilla en España en 120 empleados del área de comercial, lo que supone un 6,5 % del total de sus trabajadores en el país.

La empresa ha motivado este recorte ante la "difícil" situación económica y los retos que debe afrontar el sector farmacéutico por "la nueva realidad regulatoria", según ha detallado en un comunicado la empresa. "Las unidades de administración, las plantas de producción, así como, el área de veterinaria, no se verán afectadas por este proceso", explicaron en el comunicado.

En este sentido, la dirección de la empresa, que iniciará la tramitación del expediente de regulación de empleo en los próximos días, ha expresado su "disposición a alcanzar un acuerdo con los representantes de los trabajadores que facilite una solución para ambas partes". En esta línea, ha asegurado que estudiará "las mejores alternativas" para minimizar los efectos del recorte de personal.

En 2011, la compañía invirtió 16,6 millones en I+D

La compañía farmacéutica, con sede en España en Sant Cugat del Vallès, cuenta con 1.700 empleados y comenzó su actividad en España hace más de 60 años. En 2011, Boehringer Ingelheim España registró unas ventas de 505,6 millones de euros y un beneficio consolidado de 27,4 millones de euros, después de impuestos. A nivel mundial, las ventas crecieron un 6,2%, hasta los 13.200 millones de euros. El resultado operativo ascendió a 2.300 millones de euros.

Si bien las ventas mundiales de la farmacéutica el año pasado crecieron, su facturación en Europa decreció un 1,3%, hasta los 4.000 millones de euros. La razón de los menores ingresos han sido "las fuertes regulaciones políticas", explican en el comunicado de resultados de la empresa.

En la presentación de resultados de 2011, durante el primer trimestre de 2012, el grupo Boehringer afirmó que seguía "apostando por la inversión en España". "Este año se invirtieron 20,3 millones en inmovilizado y 16,6 millones en I+D", detallaron. No hacen mención a los recortes gubernamentales en sus cuentas del año. De hecho, afirmaron que las divisiones españolas estaban registrando "buena marcha" y que la compañía se colocaba en la posición número 10 del mercado farmacéutico español.

El año estaba siendo tranquilo en cuanto a pérdida de empleo en el sector farmacéutico, después de dos años viendo cómo las empresas reducían sus plantillas en España, hasta que en mayo la farmacéutica Merck anunció que se desprenderá previsiblemente de un 25% de su plantilla en España en los próximos años. La farmacéutica lanzó un expediente de regulación de empleo (ERE) para 230 trabajadores de los cerca de 900 empleados que mantiene en el país. De acuerdo con fuentes cercanas a la empresa, los despidos afectarán a la red comercial y a los departamentos de soporte.

Este proceso de reducción de plantilla responde en parte a los recortes sanitarios y las rebajas de los precios de los fármacos realizados por el Gobierno actual y el anterior, pero no solo. El grupo anunció un plan de recorte de gastos el pasado 24 de febrero en el que se incluía una reducción del volumen de plantilla a nivel mundial "para eliminar ineficiencias y duplicidades". Pretende ahorrar 300 millones en la división de Farma.

Desde los reales decretos de 2010 y 2011 de reducción del precio de los fármacos, la industria farmacéutica española ha recortado 5.000 empleos directos y otros 20.000 indirectos.

7.000 millones de impacto en ingresos

Las medidas de ahorro y recorte sanitario contenidas en el Real Decreto 16/2012, que incluyen el pago de un mayor monto del precio de los medicamentos por parte de los trabajadores y los pensionistas, tendrán un impacto global para la industria farmacéutica de 3.000 millones de euros de menor gasto sanitario público, según los datos de la patronal de los laboratorios españoles Farmaindustria. Los efectos de estas medidas se repartirán entre este año y el que viene, fundamentalmente.

Este recorte en el gasto farmacéutico se suma a los practicados por los reales decretos 4/2010, 8/2010 y 9/2011, que Farmaindustria cifra en unos 4.000 millones. En total, el gasto farmacéutico público se ha reducido "alrededor de un 35% desde su cota máxima", que se alcanzó en 2009, año en que esta partida ascendió a 12.506 millones de euros.

Despidos

La primera farmacéutica del mundo, Pfizer, anunció en septiembre del año pasado un expediente de regulación de empleo para despedir a 220 de sus trabajadores en España. Merck Sharp & Dohme (MSD) cerrará su fábrica de Madrid en 2014.