Los ingresos por IVA siguen a la baja y descienden un 9,2% hasta julio

El Estado rebasa en siete meses su objetivo de déficit para todo el año

El déficit del Estado en los primeros siete meses del año ascendió a 48.517 millones de euros, lo que representa el 4,62% del PIB. De este modo, la Administración central agota ya el margen del 4,5% que había acordado con la UE para 2012. Hacienda restó importancia a esta desviación, justificada por las transferencias a otras Administraciones, y aseguró que se cumplirá la meta pactada con Bruselas.

El Estado rebasa en siete meses su objetivo de déficit para todo el año
El Estado rebasa en siete meses su objetivo de déficit para todo el año

El pasado mes de julio, la Comisión Europea decidió flexibilizar a España el objetivo de déficit para este ejercicio pasando del 5,3% al 6,3%. Ese punto adicional se lo quedó la Administración Central, lo que provocó la queja de un gran número de autonomías, asfixiadas por los ajustes que han tenido que aprobar para llegar al 1,5% de déficit. Ese margen extraordinario parece que no le va a servir al Estado para cumplir con su parte.

En los siete primeros meses del año, el déficit de la Administración central ha llegado a 48.517 millones de euros, el 4,62% del PIB, rebasando ya en julio el límite pactado con Bruselas para todo el ejercicio (4,5%). En términos homogéneos, es decir, ajustadas los adelantos a las comunidades autónomas, el déficit es del 4,12%. La secretaria de Estado de Presupuestos, Marta Fernández Currás, restó importancia al hecho de haber rebasado ya el tope anual ya que casi un punto de ese déficit se debe a que en julio se ha producido la liquidación definitiva del sistema de financiación autonómica de 2010 que se ha traducido en transferencias a las comunidades por 9.130 millones.

"Este gasto, junto con otros como transferencias a la UE o a la Seguridad Social, determinan que a estas alturas de año mantengamos un porcentaje de ejecución de los gastos superior a ejercicios anteriores. El déficit es un objetivo anual", recordó. A la mejora de esta cifra a final de año contribuirán, a su juicio, las medidas de consolidación fiscal adoptadas por el Ejecutivo, como la subida del IVA que entra en vigor este sábado.

La elevada prima de riesgo dispara un 115% los gastos financieros

Los ingresos no financieros del Estado se elevaron a 133.810 millones, lo que supone un aumento del 28,1%. Una cifra engañosa ya que se ha computado en ella la devolución de 26.000 millones por parte de las autonomías. El comportamiento de los impuestos marcó distintas tendencias. El Estado recaudó un 2,3% más por IRPF hasta julio por efecto principalmente del recargo sobre las rentas del trabajo que se acordó el 30 de diciembre. Por lo que respecta al impuesto de sociedades, los ingresos aumentaron un 23,8%, debido al incremento del 21,6% de los pagos fraccionados y del 12,9% de las retenciones del capital mobiliario. Por otro lado, la Agencia Tributaria incrementó el número de actas de inspección, lo que ha permitido recaudar 500 millones de euros.

El IVA sigue sin remontar y la recaudación cayó el 9,2% (un -8,7% ajustadas las devoluciones). En junio la reducción fue del 10%, lo que le permitió a Fernández Currás afirmar que se está "amortiguando" el descenso en los ingresos y que la previsión oficial de caída del 3,3% se cumplirá. La recaudación por impuestos especiales también cedió un 5,9% por el menor consumo de labores de tabaco (-7,2%) e hidrocarburos (-6,6%).

En el lado de los gastos, entre enero y julio subieron un 20,9%. El mayor avance se produjo en los gastos financieros, con una subida del 115,9% hasta los 20.032 millones, provocada por la mala evolución de los tipos de interés.

El superávit de la Seguridad Social cae un 32%

El crecimiento del desempleo y el consiguiente incremento de parados con derecho a prestaciones, tanto contributivas como no contributivas, sigue introduciendo presión a las deterioradas cuentas de la Seguridad Social. Hasta julio registraron un superávit de 2.375,15 millones de euros, lo que representa un descenso del 32,3% con respecto al mismo periodo de 2011, según los datos hechos públicos por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social.

Este saldo positivo fue el resultado de unos ingresos que alcanzaron los 72.651 millones de euros, con un aumento del 1,71% respecto al año pasado, frente a unos gastos de 70.275,86 millones, que crecieron el 3,47%. El recorte del superávit habría sido superior de no ser por las mayores transferencias del Estado. A 31 de julio, la Seguridad Social había recibido el 82,44% del total de las aportaciones contempladas en los Presupuestos. Sin la inyección del Estado, el resultado presupuestario del sistema en los siete primeros meses sería de 1.046,59 millones de euros, un 70,1% inferior respecto al mismo periodo de 2011.

El secretario de Estado de Seguridad Social, To-más Burgos, destacó el esfuerzo realizado por el Estado al anticipar las transferencias al sistema con el fin de garantizar plenamente la financiación de la Seguridad Social "en uno de los momentos del año en que ha de atender una mayor exigencia de recursos".