Monti dice que los Tratados europeos pueden ser cambiados

Merkel zanja la discusión sobre el MEDE: no puede tener licencia bancaria

Todo han sido parabienes y alabanzas mutuas en la rueda de prensa conjunta de los mandatarios de Alemania e Italia tras el encuentro entre ambos. Pero también ha habido fuego cruzado.

La canciller alemana, Angela Merkel, saluda al público en su encuentro con el primer ministro italiano, Mario Monti
La canciller alemana, Angela Merkel, saluda al público en su encuentro con el primer ministro italiano, Mario Monti

Las palabras que dejó el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, antes de inaugurar las vacaciones están sirviendo a una gran cantidad de líderes europeos para justificar estos días sus posturas o sus afirmaciones. Ayer fue el presidente español, Mariano Rajoy, el que se escudó en ellas para culpar a la crisis del euro de la subida de la prima de riesgo nacional. Hoy ha sido la canciller alemana, Angela Merkel, la que ha apelado al mandatario del banco central.

Lo ha hecho en la rueda de prensa conjunta posterior a su reunión con Mario Monti, primer ministro italiano. Después de lanzarse el uno al otro todo tipo de alabanzas sobre el avance de las reformas en Italia (Merkel a Monti) o sobre la buena guía en los esfuerzos sociales y económicos que está siendo Alemania en la crisis (Monti a Merkel), también han tenido tiempo para cruzarse algún mensaje de más calado.

Y ahí ha sido donde Merkel ha echado mano de Draghi para volver a pinchar las esperanzas de que el Mecanismo Europeo de Estabilidad (el MEDE, el todavía por aprobar fondo de rescate permanente) pueda ser el remedio para todos los males de los países europeos con la prima de riesgo incendiada. Con su actuación concepción, este fondo no supone un cortafuegos demasiado impresionante, porque su potencia de tiro es limitada, de ahí que se esté especulando con la posibilidad de concederle licencia bancaria para que haga infinita su capacidad.

Esta es la esperanza de países como España e Italia. El BCE traspasaría al MEDE la tarea de comprar deuda de los países con problemas y sería creíble, porque tendría dinero y recursos para ahuyentar a todos los especuladores. Pero Draghi cuestionó esta posibilidad antes de irse de vacaciones y Merkel, preguntada por este tema, ha tomado al pie de la letra sus palabras y ha asegurado que los Tratados europeos no permiten que el MEDE tenga licencia bancaria.

Monti ha escuchado la respuesta sin cambiar el gesto, pero también ha lanzado su mensaje. De forma suave, el primer ministro ha empezado alabando al país germano ("Alemania nos enseña que es necesaria una gradualidad de los procesos") para ir introduciendo poco a poco su punto de vista real. Según Monti, esta gradualidad lleva a que las situaciones evolucionen y a que algo "que no se puede hacer hoy bajo unas condiciones pueda hacerse mañana". Por si no quedaba lo suficientemente claro concretó: "Los Tratados pueden cambiarse", aunque añadió inmediatamente que estas modificaciones nunca pueden tomarse a la ligera.

En todo caso, Monti aconsejó no dramatizar. Ni con el MEDE, ni con la unión bancaria. "Todos estos temas los debemos ver bajo la perspectiva del mosaico. Son teselas individuales que tienen como finalidad una mayor cohesión europea". Quizá su templanza provenga de la mejora en su prima de riesgo, que está en el nivel más bajo en dos meses, por debajo de los 450 puntos. Las dos últimas subastas que ha llevado a cabo el Tesoro italiano han sido un éxito, lo que reduce la presión sobre el Gobierno del tecnócrata.