El Gobierno quiere recuperar el control sobre la moneda

Argentina expropia la empresa que imprime los pesos

El Gobierno argentino ha tomado hoy el control de la compañía que imprime su moneda, involucrada en un caso de corrupción del vicepresidente, Amando Boudou.

El Ejecutivo argentino ha formalizado hoy la expropiación de la Compañía de Valores Sudamericana (CVS), una empresa dedicada a la impresión de papel moneda, envuelta en un escándalo que alcanza al vicepresidente Amado Boudou.

Fuentes oficiales han argumentado que la expropiación era necesaria para que el Estado recupere la capacidad de imprimir billetes y acuñar monedas de curso legal.

La empresa ha sido sancionada por el Parlamento en un trámite exprés gracias a que el Partido Justicialista, de la presidenta Cristina Fernández, tiene mayoría en las dos cámaras. El proyecto de ley fue remitido al Parlamento a inicios de este mes por el Gobierno de Cristina Fernández, que intervino por decreto la CVS, nueva denominación de la imprenta de dinero Ciccone.

La imprenta es eje de una causa judicial que involucra al vicepresidente, investigado por supuesto uso de influencias en beneficio de esa imprenta.

Diputados de la oposición han acusado a Boudou de haber intercedido, cuando era ministro de Economía (2009-2011), ante la Administración Federal de Ingresos Públicos para pedir el levantamiento de la quiebra de Ciccone y facilitar su compra por el fondo de inversión The Old Fund, dirigido por Alejandro Vandenbroele.

Boudou fue imputado en abril pasado por el fiscal tras recibir una denuncia por enriquecimiento ilícito, que también involucra al empresario Vandenbroele.

Una vez culmine el proceso de expropiación, "la totalidad de los bienes pasarán a integrar el patrimonio de la Sociedad del Estado Casa de Moneda", indica el cuarto artículo de la ley.

La Casa de la Moneda es el órgano estatal que tiene la potestad de imprimir billete, pero a partir de la década de 1990 comenzó a contratar a terceros para hacer esa tarea y progresivamente perdió capacidad para la fabricación propia de dinero.