Europa se compromete a tomar en septiembre medidas concretas para la unión bancaria

Rajoy niega que esté negociando un segundo rescate, pero deja la puerta abierta

El presidente del Gobierno español tiene prisa. Necesita que Europa actúe cuanto antes para aliviar el incendio de la crisis de la deuda nacional. El presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, ha recogido el guante: habrá medidas concretas en septiembre. ¿Será suficiente para evitar un segundo rescate? Rajoy ha negado que se esté negociando, pero ha dejado abierta la puerta a pedirlo.

El tiempo se ha convertido en el valor supremo. Los mercados han dado una tregua este verano tras las palabras del presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, sobre una futura compra de bonos, pero llega septiembre y tiene que haber un plan sobre la mesa para que el incendio no vuelva a dispararse.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, juega contra el reloj y lo sabe. Por eso, sus primeras palabras al presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, en la reunión que han mantenido ambos altos cargos han sido de urgencia: "Es muy importante que tengamos una unión bancaria en diciembre y que se ponga en marcha el proceso para la recapitalización directa de los bancos", ha sido la petición de Rajoy, según ha trasladado a los periodistas en la rueda de prensa posterior al encuentro. "Es importante que resolvamos de forma urgente los problemas de la zona euro", ha continuado. "Se trata de una responsabilidad compartida".

Europa tomará medidas

El presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, ha salido en ayuda del presidente y se ha hecho eco de su demanda de acelerar la unión bancaria y ha avanzado que la Comisión Europea hará "propuestas legislativas concretas en el mes de septiembre". Eso sí, también ha calificado de "urgente" avanzar en la reestructuración financiera de España.

Queda por ver cómo se concretan las medidas de Bruselas, hasta dónde llegan y cómo se las toman los mercados, porque Rajoy tiene una larga lista de necesidades. La primera de ellas es la prima de riesgo y los medios que puedan poner fin a su escalada. El presidente se ha referido a ello varias veces este martes, pero siempre para asociarla a los problemas del euro. Para eso, el presidente se ha amparado en las palabras de Draghi de que en Europa hay diferenciales que no se corresponden con los fundamentales: "Y queremos que se actúe sobre ello", ha reclamado.

Con el rescate en la agenda, o no

Quizá a la espera de que actúe el BCE o de que las medidas europeas sirvan, esta vez sí, para algo, Rajoy ha vuelto a negar que esté negociando pedir un segundo rescate a Europa, esta vez para toda la economía a través de la compra de deuda (lo que eufemísticamente se denomina rescate blando), no solo para la banca. Pero eso no significa que no vaya a venir. El presidente ha dejado la puerta abierta de par en par. "Haremos todo aquello que sea conveniente para los intereses de los españoles", han sido sus palabras. "Ese será el criterio que guiará todas nuestras actuaciones".

En este punto, Van Rompuy ha sido muy respetuoso. Es "responsabilidad única" del Gobierno español la decisión de solicitar un rescate, ha señalado . "Es un Gobierno suficientemente fuerte para hacer su propia valoración", ha defendido el presidente del Consejo Europeo, que ha recordado que España ya tiene en marcha un programa amplio de ayuda para la reestructuración de su sector financiero, para lo que ya "ha asumido compromisos valientes".

Cataluña será ayudada, como el resto

Del rescate nacional, Rajoy ha pasado al rescate regional. Y, al igual que Van Rompuy con España, el presidente ha sido muy respetuoso con Cataluña. Preguntado por la afirmación de la Generalitat de que no asumirá nuevos compromisos por la ayuda financiera que ha pedido al Gobierno central, Rajoy ha preferido rehuir la confrontación.

"El Gobierno de Cataluña tiene un problema de liquidez y no puede hacer frente a determinados vencimientos de la deuda", ha resumido. "Este es el gran problema que tiene nuestro país. El Gobierno de España no se desentiende de las comunidades. Llevamos desde enero ayudando a distintas comunidades autónomas y ayudaremos a Cataluña como al resto", ha añadido. No es el momento de generar polémicas, sino de resolver problemas, ha sido su conclusión.

En la misma línea de lo manifestado sobre un eventual segundo rescate y en alusión a la petición de ayuda financiera formulada por Cataluña, Van Rompuy ha afirmado que "lo que importa es el resultado del país en su conjunto". En definitiva, que España cumpla con sus objetivos de déficit. "Es responsabilidad de España organizarse para llegar a esas metas", ha añadido Van Rompuy, que ha mostrado además su sensibilidad hacia los problemas propios de "un estado federal" dado su origen belga.

Grecia no puede salir del euro

Y, como no podía ser de otra forma, el problema de Grecia también ha sido protagonista de la rueda de prensa. Rajoy ha vuelto a apelar a la estrategia de responsabilizar a toda Europa de lo que suceda y de no cargar los conflictos en los países concretos. "Que Grecia se vaya del euro sería un fracaso colectivo de toda Europa que no podemos de ninguna manera consentir", ha asegurado. "Estoy convencido de que el Gobierno griego está haciendo los deberes y las reformas necesarias y que va a cumplir".