Báñez atribuye el incremento a la "recesión" y no a la reforma laboral

Aumentan un 48% los trabajadores inmersos en regulaciones de empleo

El número de trabajadores que sufrieron expedientes de regulación de empleo (ERE) aumentó un 48,6% en el primer semestre del año en comparación con el mismo periodo de 2011. Hasta junio, 221.188 trabajadores se vieron afectados por un ERE, según informó el viernes el Ministerio de Empleo, que atribuye el incremento a la "situación recesiva en la que se encuentra la economía española" y no a la reforma laboral.

El Gobierno aprobó en febrero un cambio legal que amplió las causas objetivas para que las empresas puedan acogerse a estos despidos colectivos y aceleró su tramitación al eliminar el requisito del visto bueno de la autoridad administrativa. Tras la reforma, las firmas que acumulan tres trimestres consecutivos de caídas de ventas o ingresos pueden hacer despidos colectivos con indemnizaciones de 20 días por año trabajado y un máximo de 12 mensualidades.

El número de trabajadores que sufrieron un ERE en junio, 45.103, aumentó un 33% respecto al mismo mes de 2011. El 13,3% (5.991) correspondieron a afectados por medidas extintivas (despidos), el 62,8% (28.331) por suspensivas (la empresa envía temporalmente al paro al empleado y luego lo reincorpora) y el 23,9% (10.781) a reducción de jornada.

"En todo caso, los trabajadores afectados en el primer semestre de 2012 por ERE se sitúan lejos de las cifras alcanzadas en 2009", defendió el Ministerio de Empleo, que informó el viernes en una nota de prensa de que "en el primer semestre de 2011 la economía creció intertrimestralmente a tasas del 0,4% y 0,2%, mientras que en 2012 el crecimiento ha sido negativo (-0,3% y -0,4%)".

"Solo el 13% de los trabajadores afectados por procedimientos de regulación de empleo en junio de 2012 vio extinguido su contrato", reiteró el departamento de la ministra Fátima Báñez.

Empleo cree que los datos demuestran "una profundización de la tendencia a utilizar de forma más intensiva medidas de flexibilidad interna alternativas al despido". Según el Ministerio, "las medidas extintivas han pasado en el primer semestre de 2011 de afectar al 19,7% de los trabajadores afectados por ERE, al 16,2% en 2012".

Portugal obliga a trabajar para cobrar un subsidio

El Gobierno portugués acaba de aprobar una norma que obligará a la población activa que perciba subsidios públicos a realizar 15 horas semanales de trabajo social. El tiempo de prestación se podrá repartir en tres días como máximo y, durante el mismo, los desempleados portugueses tendrán que desempeñar tareas, bien en la administración local, o en alguna institución de corte benéfico. Quedarán exentos, no obstante, quienes tengan niños o ancianos a su cargo.

El Gobierno luso arguye que la labor de los subsidiados constituirá "una importante contribución cívica a favor de la comunidad" y que eso les ayudará a "crear redes de conexión con ofertas de trabajo y oportunidades que puedan llegar". En Portugal, más de 300.000 personas reciben actualmente una paga equivalente a la renta mínima de inserción.