Suaviza las condiciones impuestas por Competencia

El Gobierno facilita la fusión de Antena 3 y La Sexta

El Gobierno ha decidido hoy, finalmente, suavizar las condiciones impuestas por Competencia a la compra de La Sexta por Antena 3, lo que previsiblemente facilitará la integración de las dos cadenas.

Un directivo entra en la sede del grupo Antena 3 en San Sebastián de los Reyes, Madrid
Un directivo entra en la sede del grupo Antena 3 en San Sebastián de los Reyes, Madrid

El Gobierno ha decidido hacer uso de su potestad para revisar las condiciones impuestas por la Comisión Nacional de la Competencia (CNC) a la operación de compra de La Sexta por Antena 3 y ha acordado modificarlas, lo que facilitará la fusión de las cadenas.

Según ha explicado la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, el Ejecutivo ha hecho uso de sus facultades y ha cambiado las condiciones impuestas a la operación "en simetría con las que operan en el sector", lo que da a entender que las limitará a las impuestas en su día a la fusión de Cuatro y Telecinco.

Se trata de la primera vez que un Gobierno modifica las condiciones fijadas por la CNC desde la aprobación de la actual Ley de defensa de la competencia, en 2007. De hecho, a juicio de Competencia no hay razones que justifiquen la intervención del Gobierno en este caso.

Pese a ello, el ministro de Economía, Luis de Guindos, decidió a principios de mes elevar el análisis de la operación al Consejo de Ministros alegado razones de interés general. La orden firmada por el ministro, con fecha 30 de julio, hablaba de "razones de interés general relacionadas con la garantía de un adecuado mantenimiento de los objetivos de la regulación sectorial y la promoción de la investigación y el desarrollo tecnológico".

Las condiciones impuestas por Competencia para dar luz verde a la compra de La Sexta son más exigentes que las que, en su momento, se fijaron para la fusión de Telecinco y Cuatro, entre otras razones porque el regulador entendía que el mercado ha cambiado y existen más riesgos a la libre competencia, sobre todo, en la publicidad.

En este punto, la CNC obligaba a Antena 3 a asumir unas obligaciones que, a juicio de responsables de la cadena del grupo Planeta, amenazarían seriamente su viabilidad en el futuro. Así, las cadenas tenían que comercializar la publicidad de Antena 3 y La Sexta a través de sociedades separadas; estas sociedades no podían hacer ofertas de publicidad empaquetando varios canales de televisión si superaran un share conjunto del 18% de media semestral; y se limitaba el sistema de pauta única en la publicidad al grupo Antena 3.