Reestructuración o venta, otras posibilidades

La posibilidad de liquidación pende sobre Novagalicia, Catalunya Caixa y Banco de Valencia

Las entidades intervenidas por el Frob podrán ser liquidadas, según el borrador de decreto con el que está trabajando el Gobierno. Bankia, cuarta entidad del país, estaría "protegida" por su tamaño, mientras que el Banco de España y el Frob deberá determinar la viabilidad de Novagalicia, Catalunya Caixa o Banco de Valencia. Estas entidades podrán ser también reestructuradas o vendidas.

Bankia, Novagalicia, Catalunya Caixa y Banco de Valencia están sometidas a la normativa que está ultimando el Gobierno sobre reestructuraciones bancarias. En este sentido, podrán ser liquidadas según consta en el borrador de Real Decreto que maneja el Gobierno.

La disposición transitoria primera explicita que "lo previsto en el Título III de este real decreto-ley resultará de aplicación a los procesos de reestructuración de entidades de crédito que, a la fecha de entrada en vigor de este real decreto-ley, se estén desarrollando".

La aplicación de los procesos de liquidación depende de que el Frob considere que la entidad es inviable y no hay perspectivas de que pueda llegar a ser viable. Esto será así cuando la entidad incumple de manera significativa los requisitos de solvencia o si los pasivos exigibles son superiores a los activos, y la entidad no pude reconducir la situación por sus propios medios. No obstante, si por el tamaño o grado de interconexión de una entidad, la liquidación puede poner en riesgo la estabilidad del sistema financiero, entonces ésta no se llevará a cabo.

En este sentido, dado que Bankia es la cuarta entidad financiera de este país, es muy poco probable que acabe siendo sometida al proceso de "resolución ordenada", que es como el decreto llama a la liquidación. Catalunya Caixa y NovaGalicia son entidades grandes, aunque su importancia sistémica no es tan elevada como en el caso de Bankia. En el caso del Banco de Valencia, su tamaño e interconexión son sensiblemente menores, de modo que será el Frob quien determine si la entidad podrá ser viable en un plazo razonable.

Otra posibilidad es la reestructuración de las entidades de cara a una posible venta. De hecho, desde Catalunya Caixa explican que la hoja de ruta de la entidad, consensuada con el Frob, es la venta tan pronto como sea posible, una vez se hayan cerrado las auditorías del sector y se haya creado el banco malo. La subasta de la entidad se canceló el pasado mes de junio.

En todo caso, que una entidad no sea liquidada no implica que los tenedores de preferentes, acciones o deuda subordinada vayan a salir indemnes; las quitas afectan tanto a los casos de reestructuración como de liquidación. Ahora bien, en el caso de liquidación, una vez se hayan vendido los activos de la entidad o se hayan traspasado a un banco puente, todos los acreedores estarán sujetos a sufrir pérdidas, tal y como recoge la Ley Concursal, en aras de proteger los depósitos y otros activos de los clientes de la entidad.