Pinchazo de la burbuja del metal precioso

Si el oro baja, ¿compro Bolsa?

La pérdida del soporte de los 1.500 euros del oro podría ser una señal de entrada en renta variable, según algunos expertos.

Lingotes de oro
Lingotes de oro

El oro empieza a perder brillo y algunos expertos avisan de que ésta puede ser una señal clara de que es momento de entrar en Bolsa siempre que se cumplan algunas condiciones. El precio del oro ha caído un 6% en lo que llevamos de año y más de un 16% desde que ante la incertidumbre creciente de septiembre de 2011 escaló a los máximos históricos de 1.900 dólares la onza. Estos niveles están lejos de la zona de los 1.600 dólares en los que se ha instalado la materia prima desde el pasado mes de mayo. Sin embargo, la tendencia del oro podría estar próxima a cambiar y para algunos expertos esto podría ser aviso de que es momento de invertir en renta variable.

"Si para el corto plazo es el bono alemán quien nos puede dar la pista, para el largo plazo, quizás sea el oro el principal indicador que nos de indicios de la tendencia de las Bolsas", explica Miguel Paz, director de gestión de Unicorp Patrimonio (grupo Unicaja). El experto recuerda que desde la década de los 70 se aprecia claramente la tendencia contrapuesta del oro y el S&P500.

Paz rememora que "la década de los 70, tras las fuertes subidas de la Bolsa tras la II Guerra Mundial, fue en general una década perdida para la renta variable, mientras que el oro se enfrentó a una revalorización exponencial" y añade que desde principios de los 80 hasta el año 2000, "fueron los mejores años para la renta variable y curiosamente el oro estuvo 20 años en una claro canal lateral bajista".

Además, el experto considera que es momento de vigilar la tendencia de largo plazo del oro ya que, a su juicio, desde el verano pasado está formando una especie de triangulo con soporte en la zona de los 1.500 dólares la onza y la resistencia en 1.650.

Para Julián Lirola, analista de Self Bank, existe una correlación negativa entre el oro y la Bolsa históricamente pero el experto considera que a la hora de tomar posiciones "es más aconsejable fijarse en las mejoras de los fundamentales de los países en los que se quiere entrar".

El analista considera que "actualmente todos los datos macroeconómicos hacen indicar que entramos en un proceso de recesión prácticamente a nivel global por lo que el oro debería seguirá funcionando bien en este contexto de mercado".

Pinchazo de la burbuja

Históricamente, cuando existe incertidumbre en momentos de crisis, volatilidad y miedo en los mercados, el oro actúa de activo refugio ya que los inversores e incluso los propios Bancos Centrales prefieren tener un activo que posea un valor intrínseco.

Hace un año, la crisis de la eurozona estaba en uno de sus momentos más delicados. Entonces, el oro alcanzó sus máximos históricos al rebasar los 1.900 dólares la onza al contado y así ha venido sucediendo en momentos de crisis de los mercados como cuando estalló la crisis griega y hubo que proceder a su primer rescate en mayo de 2010 y en el que la onza llegó a subir 30 dólares en una sola sesión. La semana en que colapsó Lehman Brothers, cada onza pasó de costar 786 dólares a 873, es decir, el 11% más.

"Hay muchos forofos de invertir en oro que quieren crucificarte si dices que se ha creado una burbuja en torno al oro y que se va a pinchar pero creo que esta burbuja está a punto de romperse y el oro volverá por debajo de los 1.000 dólares la onza el próximo año rompiendo con la tendencia alcista", explica Miguel Angel Rodríguez, analista de XTB. El experto considera que esta caída del precio del oro coincidirá con un fortalecimiento del dólar como "única divisa en la que se puede confiar ya que la economía estadounidense sigue creciendo". Según el experto, podemos llegar al dólar contra el euro a 1,10.