Santander busca en México su El Dorado frente a la crisis

La filial representa el 4% del banco español y genera el 12% del beneficio. La OPV puede aportar 3.200 millones

Santander busca en México su El Dorado frente a la crisis
Santander busca en México su El Dorado frente a la crisis

Santander está de puesta de largo. El principal banco español ha iniciado la presentación en sociedad de su filial mexicana. Su intención: sacarla a Bolsa el mes próximo. La operación está cargada de significado: supone dar un auténtico do de pecho internacional en un momento crítico para los bancos españoles.

México es un mercado de peso para Santander. Representa apenas el 4% del activo del grupo y el 3% del crédito vivo. Sin embargo, generaba un 12% de los beneficios a cierre del pasado junio. Ganó 556 millones de euros en el primer semestre, un 14,4% más.

La entidad cántabra no ha aclarado qué destino dará a los fondos que reúna con la operación pública de venta (OPV), pero sobre la mesa tiene tareas pendientes. La más imperiosa, cumplir con los saneamientos extraordinarios de su cartera inmobiliaria y crediticia en España. A junio, Santander había cubierto un 70% de las exigencias tras dotar 2.780 millones brutos. Pero en México también tiene trabajo: desea fortalecer la franquicia local.

SANTANDER 4,22 -0,27%

El grupo que preside Emilio Botín tiene por norma dejar huella allá donde opera. Su filosofía es figurar entre los cinco mayores bancos locales. Santander es el tercer banco por activos de México, el segundo en rentabilidad, y el cuarto por créditos y depósitos. Su cuota de mercado oscila entre el 12% y el 13%. Tiene presencia en todo el país a través de 1.125 oficinas y emplea a 13.030 personas. Pero en todas las categorías citadas, BBVA Bancomer le hace sombra

El desembarco

Aunque estableció sus primeras operaciones en México en 1950, Santander es relevante allí desde 1997. Entonces adquirió el Grupo Financiero Inverméxico. En 2000, llegaría la compra de Serfin. De la fusión de ambos negocios surgió lo que hoy es Santander México.

En 2003, Emilio Botín dio entrada en el capital de esta filial a Bank of America. El grupo estadounidense se hizo con un paquete del 25% por 1.600 millones de dólares. Pero esa participación volvería a manos españolas en 2010. Vapuleado por la tormenta financiera, Bank of America revendió su parte de Santander México a su socio cántabro por 2.500 millones de dólares.

Fuentes consultadas por Bloomberg estiman Emilio Botín y su equipo esperan recabar 4.000 millones de dólares (3.200 millones de euros) en la OPV por un paquete del 25%. Si se alcanza esa meta, representaría una revalorización de 1.500 millones de dólares (1.215 millones de euros) de la inversión en solo dos años. Asimismo, implica valorar toda la unidad en unos 13.000 millones de euros. El doble que hace una década.

En los últimos cinco años, el grupo no ha parado. Ha vendido aquí y comprado allá. Las filiales de Brasil y Chile han salido a Bolsa, ha adquirido GE Hipotecaria en México y firmado una alianza con Zurich en seguros para América Latina. Todo con la vista puesta en una idea: gestionar el patrimonio de forma activa.

Claves de la salida a la Bolsa

1. Búsqueda de inversores: Santander tratará de seducir tanto a ahorradores mexicanos como extranjeros. Su filial cotizará en las Bolsas de México y Nueva York. El grupo tiene previsto desprenderse de casi un 25% de la subsidiaria. Al tramo de inversores internacionales se le adjudicará entre un 16,24% y un 18,67% de las acciones, que cotizarán en Wall Street. Entre tanto, en México se podrá adquirir entre el 5,41% y el 6,22%.

2. Captación de capital: fuentes consultadas por Bloomberg calculan que Santander podría recabar hasta 4.000 millones de dólares (3.250millones de euros) con la operación pública de venta (OPV). Esto supone valorar Santander México en 16.000 millones de dólares (13.000 millones de euros) Actúan como colocadores JP Morgan, Citigroup, Deutsche Bank y el propio Santander.

3. Entorno de mercado: mientras la Bolsa española vive horas muy bajas, la de México ha asistido a dos OPV en lo que va de año. En abril se produjo el salto al parqué de la petroquímica Alpek, perteneciente al conglomerado industrial Alfa. Y en julio le siguió la Corporación Inmobiliaria Vesta.

4. Experiencia del banco: Santander opera por defecto con un sistema de filiales autónomas. Cada unidad es autosuficiente tanto en capital como en liquidez. Para dotar de mayor visibilidad y capacidad de crecimiento a sus subsidiarias, en los últimos años el grupo ha sacado a Bolsa varias filiales. Es el caso de Brasil (2009) y Chile (2011). En la agenda están pendientes las OPV de Reino Unido y Argentina.