Acepta finalmente la oferta de Tagus y abandona Portugal

Abertis hace caja y sale de la portuguesa Brisa con 248 millones

Abertis, finalmente, ha decidido aceptar la opa lanzada por Tagus sobre las acciones que no controla del grupo luso Brisa. La española ha vendido su 15,02% por 248,7 millones de euros. El impacto en caja de la operación será de 312 millones.

Abertis hace caja y sale de la portuguesa Brisa con 248 millones
Abertis hace caja y sale de la portuguesa Brisa con 248 millones

Abertis reitera su compromiso de continuar racionalizando su cartera de activos, enfocándose en aquellos que le permitan ejercer control y que generen valor para el accionista". Este fue uno de los objetivos que se fijaron los máximos responsables del grupo en la reciente presentación de resultados semestrales. Objetivo que ayer ratificaron al decidir deshacerse de su participación en la concesionaria de autopistas lusa Brisa, en lo que supone su salida de Portugal.

Finalmente, y pese a las reticencias expresadas con anterioridad, Abertis anunció ayer que acudía a la opa lanzada por Tagus sobre las acciones que todavía no controla en Brisa. Tagus es la sociedad impulsada por los otros dos accionistas significativos del grupo luso: el grupo José de Mello (30,5%) y el fondo Arcus (19%), que suman el 53,8% de los derechos de voto de la compañía.

Abertis ha colocado todas sus acciones (90,1 millones de euros), que equivalen al 15,02% del capital, y ha renunciado al puesto que mantenía en el consejo de administración de Brisa y que ocupaba José Aljaro como director general financiero.

ABERTIS 18,36 0,00%

Al precio ofrecido (2,76 euros por acción), el grupo que preside Salvador Alemany se ha embolsado 248,7 millones de euros. Según explicó ayer la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), el impacto que la operación tendrá para Abertis en términos de caja será de 312 millones de euros. En la cuenta de resultados, el impacto positivo será de 97 millones en el segundo semestre del año.

Abertis se había opuesto desde el inicio a las condiciones de la oferta planteada por sus socios, al entender que suponían infravalorar las acciones de Brisa. El grupo, incluso, se llegó a plantear acudir a los tribunales, ya que consideraba que pudo haber conflicto de intereses cuando los representantes de Mello y Arcus en el consejo de la lusa votaron a favor de la operación.

Pérdida de valor

Al final, la dirección de Abertis ha decidido vender tras el deterioro de los resultados de Brisa en Portugal y la caída en los tráficos de sus 1.378 kilómetros de autopistas, según apuntó ayer.

En todo caso, la desinversión no ha sido todo lo rentable que hubiera deseado el grupo. Después de que los socios de Tagus mejoraran su oferta inicial de 2,66 euros por acción en un 3,8%, Abertis todavía seguía pensando que el precio que ahora ha aceptado (los 2,76 euros por título) no era el adecuado.

Y es que la compañía tiene contabilizada su participación a tres euros por título y, en el momento de su entrada en Brisa, en el año 2002, los adquirió a 5,25 euros. En 2007 llegó a pagar hasta 9,75 euros por título en la operación de compra de un 4,6% adicional. La crisis y la falta de tráfico de pago han pulverizado la cotización de Brisa desde entonces.

Esa situación es, precisamente, una de las razones por las que Mello y Arcus entienden que su propuesta de precio encaja con la actual realidad de la compañía. La opa supone valorar Brisa en 1.660 millones de euros, con una prima del 17,65% respecto al precio al que se pagaban las acciones de la concesionaria de autopistas portuguesa el día antes de que se hiciera pública la oferta de compra de Tagus.

Relación agridulce a lo largo de una década

La venta de la participación que ostenta la española Abertis en Brisa se produce una década después de su entrada en la firma lusa, periodo no exento de turbulencias y en el que valor en Bolsa de la concesionaria portuguesa cayó a la mitad, recordó Efe.

La decisión de Abertis de salir de Brisa refrenda lo que la empresa de infraestructuras reconocía en su informe anual de 2011, cuando destacaba que las minusvalías a cierre de 2010 generadas por su inversión en la lusa superaban los 171 millones.

El vínculo entre Abertis y Brisa se remonta a marzo de 2002, cuando Acesa (en el origen de Abertis) compró un 5% de la concesionaria lusa.

La operación supuso entonces un desembolso de 151 millones de euros, a los que apenas mes y medio después se sumó otro de importe similar para llegar al 10% del capital. Después, las compañías firmaron un convenio de colaboración estratégica y Brisa entró en el accionariado de la española.

El grupo luso, controlado históricamente por el principal grupo constructor del país, José de Mello, registró pingües beneficios durante toda la década pasada y creció en el exterior, en mercados como Alemania o EE UU.

Las buenas relaciones entre Abertis y sus socios comenzaron a estropearse en 2007, cuando el grupo catalán elevó al 14,58% su participación en la lusa.

Los máximos responsables de Brisa rompieron de forma unilateral el acuerdo estratégico firmado con Abertis y le acusaron de llevar a cabo una operación para aumentar su participación en la empresa sin avisar.

Desde ese momento, los rumores sobre el interés de Abertis en salir de Brisa fueron constantes. Hasta ayer.

La oferta

Las cifras de la opa presentada por Tagus

-Los socios de Abertis en Brisa lanzaron en marzo una opa por las acciones que no controlan del grupo luso a 2,66 euros por título.

-El grupo español se opuso a esta oferta por entender que infravaloraba Brisa.

-Mello y Arcus decidieron mejorar su propuesta hasta los 2,76 euros por acción, lo que supone valorar la concesionaria portuguesa en unos 1.660 millones de euros.