El diferencial ha aumentado 300 puntos en siete meses

Diez fechas en las que parecía que la prima no podía subir más

La prima de riesgo española ha aumentado 300 puntos en siete meses. El verano pasado, los 400 puntos básicos producían rubor. Ahora, se ha instalado por encima de los 500. Estos son diez los momentos en los que el diferencial ha desbordado sus propias expectativas.

La prima de riesgo española ha llegado a agosto por las nubes. Sensible a todas las pomadas, se desplomó hace una semana, cuando el presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, declaró que haría "todo lo necesario" para salvar el euro. El jueves, tras una semana relajado por el bálsamo de Draghi, el diferencial entre el bono alemán a 10 años y el español volvió a dispararse. Fueron las palabras del mismo hombre, pero esta vez, hicieron escalar la prima 40 puntos en 40 minutos.

En lo que va de 2012, ha pasado de los 300 a los 600 puntos básicos, lo que se traduce en un aumento del 32% de los gastos del Estado en intereses en el primer semestre (11.845 millones de euros, según anunció la Secretaría de Estado de Presupuestos esta semana). Estas son las diez fechas principales del empujón.

13 enero. 2012 comenzó con un jarro de agua fría para Francia, con la pérdida de la máxima calificación crediticia, la AAA, por parte de Standard & Poor's. El golpe afectó a toda Europa. La agencia rebajó también dos escalones la solvencia de la deuda soberana española, dejándola en A- y otros siete países de la eurozona fueron degradados. La prima de riesgo alcanzó un máximo de 385 puntos básicos a principios de enero, pero se mantuvo por debajo de los 400 hasta abril.

1 de marzo. La prima alcanza su mínimo de 2012 a la espera de que la UE aprobara el tratado de disciplina presupuestaria: el diferencial entre el bono alemán y el español se recorta hasta los 300 puntos básicos mientras la política de crecimiento de la UE se orienta hacia el rigor y el control de las cuentas públicas, con el voto en contra de Reino Unido y República Checa. El acuerdo establece un límite de déficit del 0,5% del PIB anual y tiene previsto entrar en vigor el 1 de enero de 2013.

27 de marzo. Dos acontecimientos fundamentales para el futuro inmediato de la economía europea y española confluyen: los ministros de finanzas de la eurozona acuerdan una ampliación del fondo de rescate (FEEF) y el Banco de España confirma que la economía del país ha entrado en recesión técnica (con dos trimestres seguidos de contracción del PIB). La aprobación del segundo rescate a Grecia (el 21 de marzo) y la aportación, pese a la alternativa de la canciller alemana Angela Merkel, de 500.000 millones de euros más al Fondo Europeo de Estabilidad Financiera -dejándolo en 800.000 millones-, hacen oscilar la prima entre los valores más elevados desde enero (345-358 puntos básicos).

9 de abril. El Gobierno de Mariano Rajoy anuncia un recorte adicional de 10.000 millones de euros en sanidad y educación con el objetivo de cumplir con el límite de déficit del 3% a finales de 2013 y calmar a los mercados, que llevaron la prima de riesgo hasta los 402 puntos básicos. Lejos de apaciguar las dudas sobre España, el diferencial se vuelve a disparar al día siguiente hasta los 433 puntos, su máximo en la era Rajoy. Desde entonces, no ha bajado de los 400.

9 de mayo. El Estado nacionaliza BFA, matriz de Bankia con la inyección de 4.465 millones del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), después de una auditoría de Deloitte que constató un desfase patrimonial de 3.500 millones de euros en la institución. Se trata del mayor gesto de la reforma financiera del Gobierno de Rajoy para restructurar la banca pero desató la mayor escalada de la prima: en un día (el 9 de mayo), se disparó 30 puntos hasta alcanzar los 456 y la siguiente semana, la prima de riesgo escaló otros 40 puntos, hasta tocar un máximo de 490 el 17 de mayo.

25 de mayo. Bankia pide otros 19.000 millones de euros al Estado tras una restructuración de que destapa el deterioro de sus activos -la mayoría vinculados al ladrillo- y su falta de liquidez. Ante la sorpresa de que la cuarta entidad financiera del país necesita tapar un agujero de 24.500 millones de euros en sus cuentas, el lunes siguiente, 28 de mayo, la prima había traspasado la barrera de los 500 puntos básicos.

9 de junio. La Unión Europea acude al rescate blando de España, con un préstamo máximo de 100.000 millones de euros para sanear la banca española, a través del FROB y a un tipo de interés del 3%. La prima de riesgo se había disparado de los 415 hasta los 430 puntos básicos entre el jueves y el viernes anteriores al sábado del rescate y alcanzó los 456 el día 9. El bono alcanzó máximos desde que existe el euro y la prima de riesgo siguió escalando durante las semanas posteriores hasta alcanzar su nuevo máximo de 574 el 18 de junio.

28-29 de junio. Italia y España, con el apoyo de Francia se apuntan una victoria en la esperada Cumbre de la Unión Europea, que cerró con un mayor proyecto de unión económica, bancaria y fiscal. A petición de Roma y Madrid, Alemania cede a que el fondo de rescate pueda recapitalizar directamente los bancos con falta de liquidez e intervenir en el mercado de deuda secundaria de los Estados bajo presión de los mercados que estén llevando a cabo planes de austeridad y restructuración de deuda para calmar las insostenibles primas de riesgo. La euforia de los mercados después de los pactos de la UE: la prima de riesgo se hunde de los 542 puntos básicos el 28 a los 474, el 29, al final de la reunión, pero al día siguiente empieza a escalar y el 5 de julio alcanza ya los 539 puntos básicos.

9-10 de julio. Tras los mayores recortes de la democracia anunciados la mañana del 9 de julio, entre ellos, una subida del IVA hasta el 21% y la reducción de la jornada laboral de los funcionarios, la prima de riesgo se vuelve a disparar hasta su nivel más alto, 574 puntos, alcanzado apenas tres semanas antes. La rentabilidad del bono español llega al 7,062%, entrando en la zona de peligro, por encima del 7%, considerada por los analistas como insostenible a largo plazo. Al día siguiente, el eurogrupo acuerda dar un año más a Madrid para cumplir con la reducción de déficit, dejando el objetivo en el 6,3% en lugar del 5,3% anterior. Bruselas aprueba el mismo día el rescate financiero a España y anuncia que los primeros 30.000 millones de euros llegarán a Madrid antes de final de julio (todavía no se ha realizado dicha transferencia).

21 de julio. El viernes por la tarde, la Comunidad Valenciana se convierte en la primera autonomía en pedir el rescate al Fondo de Liquidez Autonómico (FLA) ante la imposibilidad de afrontar sus vencimientos, sin aclarar la cuantía de la ayuda. Le seguirán Murcia y Cataluña. El lunes 24 de julio, el bono a diez años y la prima de riesgo vuelven a batir su máximo histórico y su cotización alcanza el 7,621% y 638 puntos, respectivamente.

2 de agosto. "Haré lo que haya que hacer, y créanme, será suficiente". Pocas palabras de Mario Draghi sirven para dar confianza a los parqués europeos que cayeron, el día de esta declaración (26 de julio), la prima de riesgo cayó más de 50 puntos, hasta los 540, abandonando los más de 600 puntos básicos en que se había instalado la semana previa. Este jueves, 2 de agosto, Draghi disuadió todas las expectativas al no anunciar ninguna medida concreta para estimular la economía europea, como se esperaba. Y la prima se volvió a disparar hasta rozar de nuevo los 600 puntos.