Emitirá deuda a dos, cuatro y diez años tras la fuerte caída de la prima de riesgo

El BCE alivia la presión sobre la crucial subasta del Tesoro del jueves

La ofensiva de los líderes europeos, acompañados por el BCE, para salvar el euro de la pasada semana quita presión al Tesoro español, que este jueves se enfrenta a una crucial subasta de deuda a largo plazo. El Tesoro lo tiene ahora algo más fácil, pero los expertos avisan que ven complicado un aumento de la demanda extranjera cuando aún quedan cerca de 100.000 millones por emitir este año.

Sede del Banco Central Europeo en Fráncfort.
Sede del Banco Central Europeo en Fráncfort.

Demasiadas incógnitas rodean aún al futuro de España. El espaldarazo del BCE al proyecto del euro, refrendado por Berlín y París el viernes, ha tenido un efecto balsámico al amainar el vendaval financiero que sobrevolaba España e Italia. La clave está en ver si los efectos son duraderos y permiten al Tesoro completar su calendario de emisiones este año con relativa comodidad.

Los acontecimientos cambian el contexto económico a velocidad vertiginosa y los escasos días que quedan hasta el jueves, cuando el Tesoro afronta la subasta de bonos, pueden ser una eternidad. La rotundidad mostrada por la UE para salvaguardar al euro de los ataques especulativos, eso sí, abren la puerta al optimismo, pero habrá que ver si el plan europeo ayudará a fomentar la demanda en las subastas.

"La mejora de la perspectiva para el Tesoro es clara si no se diluyen las expectativas. El hecho de vaya a haber un parachoques ayuda pero otra cosa es que encontremos una fuerte demanda a plazos largos. Es complicado ver una fuerte entrada de extranjeros en el primario. Puede ayudar a contener las ventas de no residentes pero queda por ver si va a generar más apetito comprador", explica Sara Baliña, de AFI.

Los expertos ven difícil un aumento de la demanda extranjera a corto plazo

El presidente del BCE debe aclarar pronto cómo va a actuar pues dependiendo de la ruta que tome el efecto en el mercado de deuda variará. De momento, los inversores han recibido bien el plan que cocina Europa y la prima de riesgo española ha caído con fuerza desde los máximos de 649 puntos básicos que alcanzó la semana pasada. El viernes cerró en 535. "La mejora del mercado de deuda es obviamente bueno para la subasta pero esta se producirá el jueves antes de la reunión del BCE y de la rueda de prensa posterior. Ahora nadie sabe exactamente lo que quiso decir Draghi", añade Daniel Pingarrón, estratega de IG Markets.

El mercado quiere respuestas claras y está por ver si la apuesta de los inversores por la deuda española a largo plazo se recupera, algo que parece difícil a corto plazo. "Muchos inversores pueden pensar que a más de tres años no recuperarán su inversión y el temor a una rebaja de rating de España a bono basura hace difícil las compras de fondos con perfil conservador", explica un gestor.

El reto del Tesoro el jueves -emitirá deuda a dos, cuatro y diez años- es por tanto mayúsculo, especialmente tras el mal sabor de boca que dejó la última colocación de bonos a medio y largo plazo donde se percibió una notable caída de la demanda. Entonces los bancos españoles garantizaron la emisión.

Fuertes vencimientos

La escalada de los costes de financiación del Estado (el tipo a 10 años está en el 6,74% y el tipo medio de la deuda en circulación supera el 4%) y las ventas masivas de deuda por parte de inversores extranjeros han hecho saltar las alarmas al poner en duda la sostenibilidad de las cuentas públicas. Los no residentes han vendido 85.000 millones entre noviembre y mayo y aunque los bancos españoles han compensado estas salidas, su margen de maniobra se agota. Una mala noticia cuando el Estado aún deber captar este año 76.800 millones para financiar los vencimientos y las necesidades netas de emisión pendiente. Una cifra que muchos expertos no descartan que alcance los 100.000 millones debido al incremento del déficit previsto -Bruselas aumentó el objetivo un punto, al 6,3%, este año- y al impacto que pueda llegar a tener la financiación del Fondo de Liquidez Autonómico, dotado con 18.000 millones. El Gobierno niega cualquier repercusión. El secretario de Estado de Economía, Fernando Jiménez Latorre, aseguró el viernes que no se modificará el calendario de emisiones del Tesoro por el colchón que tiene. Explicó que los bancos aportarán 8.000 millones al fondo, otros 6.000 saldrán de Loterías y los 4.000 restantes del Tesoro.

Merkel y Monti salen en defensa del euro

El presidente del Gobierno italiano, Mario Monti, y la canciller alemana, Angela Merkel, manifestaron que Italia y Alemania "adoptarán todas las medidas necesarias para proteger la zona euro", informó ayer en Roma la presidencia del Gobierno italiano.

Monti y Merkel mantuvieron el domingo una conversación telefónica sobre la situación de la zona euro, agregó el Ejecutivo italiano. "Ambos coincidieron en que Alemania e Italia adoptarán todas las medidas necesarias para proteger la zona euro y reiteraron la petición común de que sean puestas en marcha las conclusiones del Consejo Europeo del 28 y 29 de junio, sin retraso alguno", precisó Palacio Chigi, sede el Ejecutivo italiano.

En ese consejo se acordó facilitar el uso de los fondos de rescate europeos para comprar deuda de países bajo presión. Las declaraciones de Merkel y Monti coinciden con las que el pasado jueves hiciera el responsable del BCE, Mario Draghi, y el viernes la propia Merkel y el presidente francés, Francoise Hollande.

La conversación telefónica se produjo en vísperas de la subasta de bonos del Tesoro italiano prevista para hoy. Sacará a subasta 4.750 millones en bonos a 5 y 10 años.

Las cifras

3,27% es el tipo de interés medio de la deuda emitida este año. En diciembre de 2011 era de 3,9%.

4,07% es el tipo medio de la deuda en circulación a mayo, el mismo que a finales del pasado ejercicio.

28.000 millones es el colchón que el Tesoro guardaba en el Banco de España, según datos de junio.