Hans Vestberg. Presidente y consejero delegado de Ericsson

"Europa tiene el reto de liderar la sociedad conectada"

Sueco de 47 años, ha ocupado cargos de control financiero del grupo en China, Suecia, Chile, Brasil, Norteamérica y México. En enero de 2010 se convirtió en el número uno de Ericsson.

"Europa tiene el reto de liderar la sociedad conectada"
"Europa tiene el reto de liderar la sociedad conectada"

Joven, directo, cercano, se hace entender con gran eficacia en un impetuoso y claro castellano, pese a que la entrevista se celebra por medio de una videoconferencia. El número uno de Ericsson en el mundo manda un mensaje de permanencia en España. "Tenemos una regla de oro. Entramos en un mercado y permanecemos para el resto de la vida. España es superimportante para Ericsson. Trabajamos con los más importantes operadores y si pasan tiempos difíciles sufriremos con ellos. Estamos a las duras y a las maduras".

Ericsson es una gran empresa europea, pero su negocio ha basculado hacia Asia y Estados Unidos.

Hasta el principio del presente siglo Europa lideraba la tecnología de telecos en el mundo. Pero la situación se ha dado la vuelta. Estados Unidos nos ha sorprendido con novedosos servicios y teléfonos inteligentes. En Asia ha crecido otro mercado fabuloso de donde salen propuestas interesares para el uso de las redes y nuevos aparatos.

¿Tiran la toalla en Europa?

Es cierto que en Europa estamos menos fuertes. Europa está más débil. Los ingresos por infraestructura de Ericsson el año pasado en la zona fueron solo del 8%. No estamos contentos con la situación. Pero puede cambiar porque hay mucha competencia y el tejido de telecos del Viejo Continente es posiblemente el más permeable para avanzar hacia la sociedad en red, donde todos los elementos de la vida estén conectados.

¿Europa es el área más madura para este gran proyecto?

Si. Existen muchos operadores promoviendo iniciativas digitales en este sentido. Los Gobiernos muestran interés. Lo que yo tengo que decir a los políticos es que la infraestructura no es solo una autopista. Es necesario dotarla de la más alta tecnología que da soporte a los servicios de banda ancha.

El proyecto es también un incentivo para otros sectores. Por ejemplo, la educación, la salud. Conquistar la sociedad conectada exige un acuerdo entre los operadores, la sociedad y los Gobiernos. El premio será una revolución para el crecimiento del PIB en cada país. Digitalizar la educación, las actividades empresariales y gubernamentales, la salud, hará que el tejido europeo llegue a ser más fuerte, más flexible; con capacidad para competir en el mundo entero.

Telefónica se queja porque no se dan condiciones para invertir en fibra óptica ya que Europa les obliga a abrir su red.

Es importante que seamos conscientes de que hacer inversiones en red y en soportes de banda ancha es muy importante para ser competitivos como país. Si no se dan incentivos no se logra este objetivo. Hasta la década de los setenta del pasado siglo todas las telecos eran fijas. Ahora hay 6.000 millones de terminales móviles activos y todo se ha hecho en tiempo récord y en base al esfuerzo de la iniciativa privada. No hay otro proyecto económico que pueda decir lo mismo. Muchos Gobiernos creen que ya que hasta ahora todo el esfuerzo ha sido privado, en el futuro se puede seguir igual. Hay que ayudar a las operadoras, al menos con legislaciones que incentiven y protejan sus inversiones.

Ericsson mueve el núcleo de su negocio del despliegue de redes hacia la gestión de servicios de telecos. ¿Hasta dónde la mutación?

Si nos remontamos siete años atrás, el 85% se producía con el despliegue de redes móviles. Al cierre del segundo trimestre de 2012, el despliegue de tecnología se ha reducido al 50% y el otro 50% proviene de los servicios. Impulsamos una gran reconversión. Nunca abandonaremos la tecnología porque es un fundamento de nuestra cultura, pero el potencial de crecer en servicios es más alto que el de crecer en tecnología.

Son ustedes un operador en la sombra. Gestionan 900 millones de clientes vía externalización de la operación de red que ha gustado mucho a las telecos de todo el mundo.

Nos embarcamos en 2003 o 2004 en la aventura de hacer subcontratación completa de los servicios de red de operadores y subimos como la espuma. En el segundo trimestre hemos crecido un 37% con 17 nuevos contratos. Los operadores sienten una gran presión sobre sus costes y la necesidad de generar eficiencia y responder a los retos de la competencia.

¿Se gana menos con la inversión en servicios que con la inversión en red?

En este momento, como le he apuntado anteriormente, existe un empate entre los ingresos por una y otra área de negocio. El margen en servicios es más bajo, pero no asumes tanto riesgo y eso equipara la rentabilidad de ambas actividades.

"Estamos atentos a la evolución de China"

La crisis ha hecho que se resienta la capacidad de inversión en red en la mayoría de los países. En paralelo, la tecnología en infraestructura y dispositivos avanza de forma apabullante y no para de crecer el número de personas que se incorporan a los servicios avanzados.

¿Cómo se resuelve la ecuación que exige mayor tecnología cuando la capacidad de inversión se resiente?

La industria vive una situación que nunca hemos conocido. Los usuarios van por delante de la tecnología y reclaman todos los servicios y dispositivos que son capaces de utilizar. En 2011 todos los operadores desplegaron inversiones ambiciosas y Ericsson creció más del 20% en la división de infraestructuras. Estamos en el punto de inflexión en el que todas las redes van a pasar de servir a un solo servicio, la voz, para reconvertirse a un uso totalmente diferente. En 2017 creemos que casi el 50% de los usuarios en el mundo va a tener cobertura en 4G y el 85% va a tenerla en 3G. Ahora hay un 35% que tiene cobertura de 3G y solo el 10% accede a 4G.

Pero usted ha mostrado su preocupación por los signos de debilidad del mercado en China y en Rusia. ¿Es coyuntural?

En Rusia, el año pasado Ericsson tuvo gran actividad en despliegue de infraestructuras de 3G. Ahora la actividad ha bajado porque realmente el país ha culminado esta primera fase del despliegue. No creo que responda a una caída macroeconómica. Sencillamente, ha cubierto una fase tecnológica.

¿Y en China?

Es nuestro segundo mercado. Vendemos y desplegamos 2G, 3G, 4G, servicios, todo. Percibimos en el segundo trimestre del año una menor inversión en tecnologías de 2G. Algunos operadores locales están a la expectativa de invertir en 4G, pero aun no se deciden. Por ello se nota más el menor esfuerzo en 2G. Me inclino a pensar más que la ralentización de la inversión en China se debe más al cambio en el ciclo tecnológico que a coyunturas macroeconómicas, pero es importante estar atentos.