Cementos Portland recorta 250 empleos tras anunciar pérdidas por 48,6 millones

La cementera del grupo FCC multiplicó por más de nueve los 'números rojos' de 5 millones de euros registrados en 2011. Aplicará un ajuste de 250 empleados de ocho plantas de cemento en España

Cementos Portland registró una pérdida neta de 48,6 millones de euros, según informó la cementera del grupo FCC. El resultado incluye 19 millones de euros correspondientes a la periodificación del coste de la reestructuración incluida en su Plan NewVal, por la que la empresa acaba de pactar con los sindicatos mayoritarios un ajuste de 250 empleos en las ocho plantas de cemento en España.

La cifra de negocio de Portland cayó un 21,9% entre los pasados meses de enero y junio, hasta sumar 264,6 millones de euros, mientras que el beneficio bruto de explotación (Ebitda) se situó en 31,5 millones, un 69% menos.

La cementera registró casi un tercio (el 32%) de su facturación en el mercado exterior, donde sus ventas crecieron un 17,3%. Este aumento que no pudo compensar el descenso del 32,6% de los ingresos registrados en España, que se situaron en 180 millones.

En un comunicado, Cementos Portland ratificó su confianza en "cerrar en breve" un acuerdo de refinanciación de su deuda, que a cierre de junio se situaba en 959 millones de euros (sin contar la vinculada a los activos de Estados Unidos, actualmente en venta).

Respecto al ajuste de personal de la división de cemento, Cementos Portland detalló que se articulará fundamentalmente a través de prejubilaciones y recolocaciones. Según destacó la compañía, permite un ahorro equivalente al que habría supuesto el cierre de tres plantas.

En concreto, del total de afectados, 160 se articularán a través de prejubilaciones para mayores de 58 años, y otros 62, a través de recolocaciones, cubriendo trabajos que hasta ahora se subcontrataban.

Para las extinciones de contratos, la compañía ofrece indemnizaciones en función de su antigüedad: pagará 30 días por año (con un máximo de 22 mensualidades) a quienes suman más de 28 años en la empresa, y 28 días por año (con un tope de 18 mensualidades) para el resto.

Además, el acuerdo alcanzado con los sindicatos contempla también la suspensión durante este año y el próximo de los contratos de relevo. No obstante, en caso de que en el futuro se generen vacantes, la empresa se compromete a ofrecer los puestos a los empleados que hayan sido despedidos, e incluye medidas de movilidad geográfico y flexibilidad de jornada.