Culpa al Gobierno central de las cuentas autonómicas

Fabra sitúa en el 1,09% el déficit de la Comunidad Valenciana en el segundo semestre

El presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, ha declarado hoy que el déficit solo se ha incrementado en un 0,39 en el segundo trimestre respecto al primero y ha culpado a la administración central de las malas cuentas que le llevaron a pedir el rescate.

Fabra ha asegurado que los datos demuestran que la Comunitat Valenciana va por el buen camino, ya que, si en el primer trimestre del año el déficit era del 0,7%, "en estos momentos es del 1,09%". El presidente de la Generalitat ha asegurado que el principal problema que tienen hoy las cuentas de su Comunidad es "culpa" de la financiación recibida del Estado, porque "si se hubiese destinado el mismo dinero a cada valenciano que al resto de españoles", la deuda sería un 60% menor.

Fabra ha destacado que la mejora se ha producido porque las medidas adoptadas al inicio de año se han puesto en marcha a lo largo de estos meses y han hecho que del primer al segundo trimestre el déficit sólo se haya incrementado el 0,39%.

Ha añadido que su compromiso es el establecido en el plan de déficit, por lo que no deben superar el 1,5% ya que en ello van "sus sueldos", entre otras cuestiones, y ha destacado, además, estar en juego "la credibilidad y el compromiso" adquirido.

Según Fabra, es un "compromiso" que todas las comunidades deben cumplir, ya que aunque en otros momentos los datos podían ser "más flexibles, en estos momentos no cabe el margen", ni por parte del Gobierno, "ni lo da Europa", por lo que las comunidades deben "ayudar al Gobierno para que pueda generar más confianza en los mercados exteriores".

"Nuestro compromiso es cumplir lo que en su día dijimos en el Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF), en relación al déficit, ha subrayado.

En el turno de preguntas, Fabra también se ha referido a la adhesión de la Generalitat al fondo de liquidez autonómico (FLA) para poder hacer frente a los vencimientos de deuda de este año y al pago de proveedores, y ha evitado decir cuánto dinero va a solicitar al mismo.

Fabra, que ha dicho en torno sarcástico que iba a decir "al oído" al secretario de Estado de Administraciones Públicas, Antonio Beteta -presente en el desayuno-, la cantidad que van a solicitar del FLA, ha comentado que para solicitar el dinero tienen que conocer la cantidad que van a reclamar otras autonomías.

Ha vuelto a insistir que la decisión de pedir la ayuda del fondo no se trata de un "rescate" y ha dicho sentirse "no bien tratado por algunos medios de comunicación" que da la impresión que tenían "titulares en la nevera y con ganas de quererlos colgar en las primeras noticias".

Por ello, el president ha pedido un mayor compromiso a los medios de comunicación porque en estos momentos todo el mundo debe "ser consciente" de la situación de España.

Fabra ha precisado que lo que ha hecho la Comunitat es utilizar el instrumento que el Gobierno ha puesto a disposición de las comunidades autónomas y ha recordado que lo único que quiere el Gobierno es que se cumpla con el objetivo del 1,5% del PIB.

En cuanto al control del Estado sobre las autonomías para que cumplan el compromiso, el presidente de la Generalitat se ha mostrado tranquilo y ha dicho que no le preocupa que les revisen las cuentas todos los meses. "Por mí, como si quieren venir todos los días, yo les invito a comer por 20 euros", ha concluido.

La culpa, de la administración central

Fabra ha negado que la mala situación de las cuentas de la Comunidad Valenciana, que la han llevado a pedir el rescate financiero a Madrid, sea "herencia" del expresident Francisco Camps, en donde ha insistido en que el dinero que se ha gastado en la Comunitat "está ahí" y "se puede ver".

El presidente ha insistido en que reclama una "financiación justa", ya que, ha apostillado, si se hubiese reconocido que esa autonomía tiene un millón más de ciudadanos que los contabilizados por el Estado, la Comunidad Valenciana tendría ahora 12.300 millones de euros más y su deuda se vería reducida en un 60%.

"Queremos que todos podamos cobrar lo mismo en función de los ciudadanos que tengamos, porque lo que no tiene sentido es que un valenciano reciba 875 euros menos que un catalán", ha reclamado.

El president ha insistido en que los valencianos están "peor financiados, con una renta per cápita inferior a la renta española y una balanza fiscal negativa" y ha dicho que esa situación sólo se produce en su comunidad y en Murcia.

Además, preguntado sobre si cuando asumió su cargo y dejó la Alcaldía de Castellón esperaba encontrar las cuentas autonómicas en esa situación, ha respondido: "Vengo de una Administración local donde tampoco estamos para echar cohetes".

Según ha dicho, la compleja situación económica es un "mal común" que tienen todas las Administraciones, por lo que ha abogado por adoptar medidas que "incentiven" la economía y por reducir el coste de la Administración.

Preguntado sobre la petición por parte del Parlament catalán del pacto fiscal con el Estado y sobre si él compartiría esa reclamación para la Comunidad Valenciana, ha dicho que, a diferencia del president catalán, Artur Mas, él sólo aspira como valenciano a ser un "ciudadano medio español" que tenga "los mismos ingresos por parte del Estado" que el resto de ciudadanos.

"Yo lo único que pido, a diferencia de Artur Mas, es un trato justo", ha insistido Fabra, para agregar que la Comunitat quiere "igualdad de trato y que después le "dejen hacer" porque ha demostrado un compromiso con sus ciudadanos.